Analizan en Panamá necesidades y riesgos de la niñez migrante

Ciudad de Panamá. Agencia PL. | 9 de Agosto de 2018 a las 20:24

La atención oportuna de la niñez migrante y la adopción de marcos de actuación acordes con los cambios experimentados por este fenómeno fueron temas de análisis este jueves en una reunión de alto nivel que sesionó aquí.

A juicio de los expertos, la migración es un proceso dinámico que exhibe en los últimos años transformaciones importantes en cuanto a causas, vías, países de tránsito y destino, por lo que resulta un imperativo atender oportunamente la situación, en especial la de las personas más vulnerables.

Durante el encuentro para el fortalecimiento de capacidades nacionales de atención a la niñez migrante, Pablo Ceriani, consultor especialista de Unicef en el tema, reconoció los esfuerzos del gobierno panameño para atender a esta población.

'Existe un compromiso del Estado panameño para impulsar los protocolos para formalizar el trabajo que se realiza desde diferentes instituciones', afirmó quien fuera vicepresidente del Comité de Naciones Unidas para la Protección de los Derechos de Trabajadores Migrantes y sus Familias hasta 2017.

En ese sentido, la adopción de protocolos fortalece el trabajo, da orden y coherencia, además de establecer objetivos, por lo que resulta un salto cualitativo importante para abordar una situación compleja, acotó.

Por su parte, el vicecanciller Luis Miguel Hincapié manifestó que Panamá logró posicionar un diálogo político e integral en la región, encaminado a impulsar la aplicación de políticas para el desarrollo de una gobernanza responsable desde el ámbito de la migración.

Como país de tránsito, 'hemos visibilizado la importancia de la protección de los derechos de la niñez migrante y el interés de alinear los ODS (Objetivos del Desarrollo Sostenible) con las políticas públicas en el entorno de la migración', afirmó.

Hincapié y Ceriani coincidieron en que la puesta en marcha de protocolos y procedimientos fortalece la institucionalidad, facilita la capacitación del recurso humano de las instituciones y establece mecanismos comunes de recolección de información para conocer mejor la realidad y tomar decisiones correctas.

Elevar a política pública el abordaje del movimiento de personas, su integración y protección social fueron algunas de las propuestas de la cita, que también llamó la atención de la necesidad de detectar los riesgos de seguridad oportunamente para garantizar los derechos humanos de la población migrante.

Recientemente Naciones Unidas llamó a la comunidad internacional a proteger y ayudar a las personas que huyen de la violencia y la persecución en el norte de Centroamérica, donde según cifras oficiales, al cierre de 2017 se registraron más de 294 mil asilados y refugiados, un 58 por ciento más que en el año anterior y 16 veces superior a la cifra registrada a finales de 2011.