Escúchenos en línea

Bajan ventas de autos por falta de licencia a indocumentados

Charlotte, North Carolina. Agencia EFE. | 22 de Febrero de 2008 a las 00:00
La imposibilidad de los indocumentados de Carolina del Norte de tener licencia de conducir y poder registrar sus vehículos está afectando negativamente a los concesionarios de automóviles del estado. En 2006, las autoridades de este estado cambiaron los requisitos para obtener y renovar licencias de conducir o documento de identificación. Ahora, el solicitante debe tener un número de seguro social válido y demostrar su estatus legal para obtener ambos documentos. El año pasado, la Asamblea Legislativa aprobó otra ley que obliga a los conductores a presentar su licencia del estado vigente para registrar sus vehículos. En South Boulevard, un popular corredor vial en Charlotte de venta y compra de vehículos, Michelle Jiménez, de "Credit Quick", una agencia de "Compre y Pague aquí", ha notado el impacto económico negativo que han generado estas medidas. "El 80 por ciento de los clientes eran latinos, ahora es el 50 por ciento. Si no tienen una licencia o una identificación no pueden comprar y registrar el vehículo, y si proporcionan documentos, los intereses son más elevados que de otros clientes", afirmó a Efe Jiménez. A pocas calles del lugar, el guatemalteco Romar Santos, vendedor del concesionario "Town & County Toyota/Scion", uno de los principales de la ciudad, comenta que antes no pasaba un día sin hablar con un latino. "Nos referían a tíos, primos, hermanos, amigos, era una cadena de clientes grande. Ahora pasan días sin que llegue un latino a la Toyota y si vienen, es para vender, cambiar o entregar carros porque se devuelven a sus países o se mudan de estado", enfatizó. Según Alex Jiménez, quien en 2007 fue reconocido diez veces como "mejor vendedor" de "Town & County Toyota/Scion", de los 400 carros al mes que el concesionario vendía, entre nuevos y usados, el 40 por ciento era a latinos. "Ahora sólo representan el 20 por ciento y me atrevería a decir que las restricciones de licencias a inmigrantes están afectando en un 40 por ciento a la industria en general de venta de carros del estado", agregó. Para Jim Edwards, presidente de la Asociación Independiente de Concesionarios de Automóviles de las Carolinas, Jiménez no está muy lejos de la realidad. "Los grupos que más están sufriendo son las agencias de venta en efectivo y los "Compre y Pague Aquí", lo que representa el 40 por ciento de la industria de concesionarios del estado. No puedo dar una cifra exacta, pero son miles de dólares", confirmó Edwards. Para Edwards, las restricciones no "responden a medidas anti-inmigrantes" sino al "abuso del sistema". "El estado encontró que 40 mil personas registraron sus vehículos aquí y eran residentes de otros estados. También están obligados a cumplir, antes del 2009, con la disposición federal Real ID de emitir licencia sólo a residentes legales", enfatizó Edwards. De acuerdo con Edwards, Carolina del Norte ha dejado de ganar anualmente 2.5 millones de dólares en impuestos generados por el registro de los vehículos. No sólo los concesionarios y el estado están perdiendo por las restricciones, ya que para Alex Villeda, gerente financiero del concesionario Toyota, los bancos y las financieras están dejando ir a "sus mejores clientes". "Hace dos años prestaban con número fiscal ITIN y licencia de otro país. Eso cambió hace ocho meses y si te aprueban un préstamo porque tienes licencia, lo hacen por el tiempo de vigencia y por supuesto, los intereses y la cuota son más alta. Así nadie compra", añadió. Otro factor que los expertos atribuyen al descenso de las ventas de carros en la comunidad latina es la "crisis" de la economía. José Vázquez, gerente de ventas de la Toyota, comentó que muchos de sus clientes latinos no disponen de tanto dinero porque los trabajos en la construcción han bajado. "Nos devuelven los carros porque no pueden pagar ya que se quedan sin trabajo. El estado migratorio también afecta. Muchas empresas están pidiendo papeles y la situación en este estado se está volviendo muy difícil para los indocumentados", aclaró Vázquez. Mientras tanto, Villeda dijo que los latinos "buscarán" la manera de seguir conduciendo los vehículos para llevar a sus hijos a la escuela o al trabajo, y la industria "encontrará la solución para seguir produciendo". El Departamento de Vehículos Motorizados de Carolina del Norte calcula que 179.101 licencias tramitadas con un número ITIN se vencerán los próximos cuatro años.

Descarga la aplicación

en google play en google play