Escúchenos en línea

Efectúan audiencias en Texas sobre impacto de inmigración

Juan A. Lozano, agencia EFE. Desde Houston, Texas. | 16 de Agosto de 2006 a las 00:00
En medio de videos de violentos enfrentamientos en México entre narcotraficantes y las autoridades, un comité del Congreso efectuó una audiencia el miércoles acerca del impacto de la inmigración ilegal sobre la delincuencia en Estados Unidos. Un subcomité de la Cámara de Representantes federal escuchó testimonios de autoridades locales, estatales y federales sobre la actividad delictiva y la violencia a lo largo de la frontera sur del país, y también recibió el testimonio de la madre de una víctima de homicidio. La audiencia de cinco horas fue una de aproximadamente una decena que se llevarán a cabo en Estados Unidos este mes a medida que el Congreso sigue trabajando en una reforma migratoria. Divididos por verjas de metal, activistas que estaban en favor y en contra de facilitar la legalización de indocumentados cantaron y lanzaron consignas el miércoles frente a un tribunal de Houston donde miembros del Congreso realizaban una audiencia sobre reformas a la ley de inmigración. Los grupos, menos de 100 personas por bando, mostraban carteles con sus diferentes puntos de vista. Los partidarios de la legalización de los indocumentados tenían pancartas en que se podía leer, "Combatan la Ignorancia, no a los Inmigrantes", y "Amen a su Vecino". Los enemigos de la legalización de los indocumentados exhibían carteles que decían "No a la amnistía" y "Frenen la invasión. Protejan nuestra frontera ahora". El reverendo Kevin Collins, pastor de la Iglesia Católica de la Inmaculada Concepción, en Houston, dijo que en su opinión, la audiencia del miércoles tenía como propósito diseminar información falsa sobre los inmigrantes. "Queremos arreglar un sistema que está dañado", dijo. "Pero creo que estas audiencias no están haciendo nada para arreglar el sistema. Están proyectando imágenes de los inmigrantes como si fueran delincuentes". Dentro del tribunal, un subcomité de la Cámara de Representantes inició una de dos docenas de audiencias que se harán este mes en diferentes partes de Estados Unidos para discutir reformas a la ley de inmigración. El subcomité, presidido por el representante republicano Michael McCaul, debe discutir la actividad criminal y la violencia en la frontera con México. En la audiencia prestan testimonio representantes de diferentes agencias policiales, del servicio de aduanas, y del Departamento de Seguridad Interior, así como víctimas de crímenes cometidos por indocumentados. Pero alcaldes de ciudades de Texas fronterizas con México se quejaron de que no les habían permitido participar en las audiencias. "No habrá mucho que escuchar de funcionarios locales", dijo el alcalde John Cook, de El Paso, la ciudad más grande de Estados Unidos en el límite con México. "No creo realmente que incluya a toda la gente de la frontera". Las audiencias han sido criticadas por sectores defensores de la legalización de los indocumentados como una maniobra política para demorar la reforma a la ley de inmigración y ayudar a los candidatos republicanos en un año electoral. Se estima que hay unas 12 millones de personas viviendo de manera ilegal en Estados Unidos. Entre los que ofrecieron su testimonio estaba Steve McCraw, director del Departamento de Seguridad Interior de Texas, así como funcionarios de la Agencia de Inmigración y Aduanas y víctimas de delitos cometidos por inmigrantes ilegales. El alguacil Rick Flores del Condado de Webb narró para el comité un video grabado por autoridades mexicanas, el cual mostraba un tiroteo en 1992 entre carteles de narcotraficantes en la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo, en México, ubicada frente a Laredo, Texas. El video mostraba automóviles en llamas tras ser alcanzados por granadas y cadáveres en las calles. Flores dijo temer que esos hechos de violencia pudieran extenderse a Laredo. El congresista republicano Michael McCaul, presidente del subcomité, dijo que el video narrado por Flores mostraba "violencia al otro lado de la frontera que tiene un impacto sobre nuestra nación". El comité también escuchó el testimonio de Carrie Ruiz, una residente de Houston que describió cómo fue asesinada su hija de 17 años en octubre de 1999 por un inmigrante ilegal de Venezuela, que logró escapar de la justicia al regresar a su país natal. La hija de Ruiz fue apuñalada unas 39 veces después de que ayudó a las autoridades a identificar a un pandillero.

Descarga la aplicación

en google play en google play