Escúchenos en línea

Wyoming debate leyes antiinmigrantes por presión vecina

Denver. Agencia EFE. | 28 de Febrero de 2008 a las 00:00
Debido a que varios estados vecinos han aprobado leyes para eliminar beneficios a indocumentados, el Legislativo de Wyoming se ha visto forzado a aprobar leyes similares, comentó el republicano Colin Simpson, presidente de la Cámara de Representantes local. Simpson indicó que su proyecto de ley (HB145), que propone reducir o cancelar beneficios para quienes no puedan demostrar "presencia legal" en el país, se basa en las leyes que ya se aprobaron en Arizona, Colorado y Oklahoma, y propuestas del mismo que se debaten en Idaho, Nebraska y Utah. El proyecto HB145, que ya recibió media sanción por parte de la Cámara de Representantes, requiere que las personas que soliciten ayuda social, acceso a viviendas económicas o incluso trasplantes de órganos, presenten un documento de identidad válido, como licencia de conducir, pasaporte o tarjeta del seguro social. Simpson afirmó que el problema de la inmigración ilegal en Wyoming (un estado con una población total de poco más de medio millón de personas) se reduce a sólo "unos pocos miles de inmigrantes". Pero, al solicitar que muestren sus documentos de identidad, se impedirá, dijo el legislador, que esos inmigrantes accedan a recursos públicos, como educación superior y bancos de comida. Simpson sostuvo que "el costo de los inmigrantes ilegales para Estados Unidos es asombroso", aunque no proveyó cifras concretas, limitándose a decir que "si se asume que hay 5,000 indocumentados y si se asume que cada uno de ellos recibe beneficios por 10,000 dólares", esos fondos "afectan todo el sistema de ayuda social" de un estado pequeño como Wyoming. Según el Pew Hispanic Center, sólo "un porcentaje pequeño" de los 35,000 latinos de Wyoming serían indocumentados, ya que la gran mayoría de los inmigrantes latinos son trabajadores que llegan con visas temporales contratados por hoteles o por centros de esquí. El senador estatal Drew Perkins, republicano de Casper y copatrocinador del proyecto HB145, aseveró que, al contrario de lo que sucede en otros estados, los legisladores de Wyoming no están tratando de combatir la inmigración ilegal. La intención, dijo, es "no crear un vacío legal en Wyoming" luego de que otros estados vecinos y cercanos estableciesen sus propias leyes en contra de la inmigración ilegal. Por su parte, el representante Ken Esquibel, demócrata de Cheyenne, afirmó que HB145 es "innecesaria" porque le compete al Gobierno federal, y no al estatal, resolver el problema de la inmigración de indocumentados. Además, según Esquibel, la propuesta afectará a aquellos niños y jóvenes estadounidenses con padres indocumentados al privar a esos ciudadanos de beneficios y servicios que legalmente les corresponden, e incluso potencialmente separándolos de quienes los proveen de sus necesidades diarias.

Descarga la aplicación

en google play en google play