Escúchenos en línea

Activistas claman frente al «odio» contra inmigrantes

Sevilla. Agencia EFE | 12 de Febrero de 2019 a las 11:00

Una treintena de activistas europeos han participado este martes en Sevilla en un acto simbólico durante el que han colgado una pancarta en el puente de Triana con el lema "Que no se ahogue la humanidad" para hacer frente al "odio" hacia los inmigrantes y la "criminalización de la solidaridad".

En el acto, con el que activistas de Italia, Grecia, Croacia y España concluyen el proyecto "La Ruta de la Solidaridad", han pedido frenar las muertes o desapariciones en el Mediterráneo, que el año pasado fueron 2.275, según la Asociación Pro Derechos Humanos de Andalucía, que cita datos de ACNUR.

Los activistas han mostrado carteles en los que piden "vías legales y seguras" para los inmigrantes y que no haya "más violencia en las fronteras", y han lanzado chalecos salvavidas al río Guadalquivir, "los que no pudieron salvar la vida a los inmigrantes".

Junto al monumento a la Tolerancia de Chillida, situado junto al río, han dejado ropas y pertenencias de inmigrantes como forma de mostrar que "en estos viajes se van con lo puesto" y que "lo único que se les permite llevar con ellos es el hogar en su corazón", ha explicado Ana Rosado, del área de migraciones de la asociación.

"La Europa que recibió en 2012 el Premio Nobel de la Paz no puede tolerar que esta barbarie siga sucediendo en su orilla", han subrayado los activistas, que han pedido "contrarrestar el discurso del odio empleando una narrativa positiva".

Entre los acuerdos de los activistas, han pedido "poner fin a la criminalización de la solidaridad", como la ejercida contra "activistas de renombre", entre ellas Helena Maleno.

Con estos actos, también quieren demostrar que "existe una red muy importante en la Unión Europea que va en contra de ese discurso de odio que parece que cada vez es más frecuente", ha señalado Rosado tras recordar que de las muertes y desapariciones en el Mediterráneo, 1.064 ocurrieron en las costas españolas.

"Existe una ciudadanía que para nada refleja lo que se viene difundiendo a través de estos partidos de extrema derecha, que cada vez están más presentes en nuestros gobiernos", ha lamentado la dirigente de la asociación.

Además, los activistas piden el cierre de los "hotspots" o centros de identificación y retención de personas refugiadas, que consideran "lugares de violencia, tensión y enfermedades, donde las personas se ven privadas de libertad y hacen frente a condiciones de vida son inhumanas".

Otro de los puntos acordados por los activistas es que se acabe con las "devoluciones en caliente prohibidas" y el trato "indigno y violento" a los inmigrantes y refugiados en las fronteras.

El proyecto que concluye hoy ha congregado a más de 300 voluntarios, activistas y defensores de los derechos humanos, que se han reunido en Lesbos, Tesalónica, Ceuta, Palermo, Roma, Zagreb, Pula y Sevilla.


Descarga la aplicación

en google play en google play