Escúchenos en línea

Validan demanda por abusos contra una cárcel en Colorado

Denver, Colorado. Agencia EFE. | 17 de Marzo de 2008 a las 00:00
La oficina de un juez federal de Colorado confirmó la validez de la demanda por abuso y exceso de fuerza contra una cárcel en este estado que hasta hace poco tiempo se utilizaba para alojar a inmigrantes indocumentados. Según el Juez de Distrito Wiley Y. Daniel, la demanda presentada en agosto el 2006 por la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, en inglés) y contra la cárcel del condado Garfield y el alguacil de ese condado, Lou Vallario, "puede proceder", ya que al parecer hay evidencia preliminar de que "se habrían infringido los derechos de los detenidos". En un detallado documento de 42 páginas, el juez Daniel también dictaminó que la demanda puede incluir a "todos los que alguna vez estuvieron alojados en la cárcel del condado Garfield y creen que no se respetaron sus derechos", según se informó ayer. ACLU inició la acción judicial hace dos años tras intercambiar correspondencia con varios de los detenidos en la cárcel de la ciudad de Glenwood Springs (al oeste de Denver) y enterarse de que "existía un desproporcionado uso de pistolas con balines de pimienta, pistolas eléctricas, sillas con cinturones de restricción de movimientos y otras medidas que constituyen abuso, uso excesivo de fuerza y tortura". En un comunicado de prensa, el alguacil Vallario sostuvo que la demanda no se refiere a "excesos" sino a "condiciones varias en la cárcel", y agregó que "no se sentía sorprendido por la decisión del juez", que, según Vallario, "se basó solamente en quejas sensacionalizadas por ACLU". Vallario comentó que su oficina "se siente ciento por ciento segura que un día, en la corte, la verdad será presentada ante el juez" y que en ese momento el magistrado "dejará sin efecto esta frívola demanda". Como consecuencia de la demanda y de otras denuncias, en agosto pasado el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) dejó sin efecto el contrato que tenía con el condado Garfield para usar la cárcel de ese condado para inmigrantes indocumentados. La acción judicial de ACLU reveló que, contrariamente a las normas establecidas por el ICE para sus centros de detención, la cárcel en Glenwood Springs usaba pistolas eléctricas (Taser) para controlar a sus reclusos. Además, en caso de que en el centro de detención hubiesen más presos que la capacidad normal establecida, el ICE exige que se les provean camas a los presos, pero no autoriza a que esos detenidos duerman en el piso, una práctica habitual en la cárcel del condado Garfield y denunciada por el ACLU. La cárcel alojaba como promedio a unos 15 presuntos inmigrantes indocumentados por día, lo que generó unos 300.000 dólares de ingresos durante el 2006, y una ganancia neta de 40.000 dólares para este establecimiento.

Descarga la aplicación

en google play en google play