Escúchenos en línea

Premio por descubrir indocumentados en Wal-Mart

Agencia EFE. | 18 de Agosto de 2006 a las 00:00
Dos instituciones de Pensilvania recibieron un "premio" de 2,5 millones de dólares por su ayuda en la detención de 245 trabajadores indocumentados de la cadena de tiendas Wal-Mart, informó el servicio policial de Inmigración (ICE). Los fondos fueron otorgados por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés) a la Fiscalía de Pensilvania y al cuerpo de Policía de la ciudad de Honesdale, en el mismo estado, "por su ayuda vital a las autoridades federales". Los poco más de 2,5 millones de dólares fueron tomados del total de 15 millones de dólares que Wal-Mart y doce compañías de limpieza pagaron al Gobierno como multa por la contratación de inmigrantes indocumentados en 21 estados del país entre 1998 y 2003. De esos 15 millones de dólares, Wal-Mart pagó once millones y las compañías de limpieza, en conjunto, cuatro millones. Según las investigaciones del DHS desarrolladas durante cinco años, las empresas independientes de limpieza multadas habían sido contratadas por Wal-Mart supuestamente a sabiendas de que empleaban mano de obra extranjera sin "papeles" migratorios. Casi todos los 245 detenidos fueron deportados. El DHS agradeció la "vital" cooperación de la fiscalía de Pensilvania con una asignación de 2.254.511,30 dólares, mientras que la policía de Honesdale recibió 253.632,52 dólares. Ambas instituciones colaboraron "muy estrechamente" con las autoridades federales para llevar ante la justicia tanto a las empresas como a los inmigrantes que violaron las leyes, explicó la responsable del ICE, Julie Myers. Myers dijo que el éxito de esta investigación "demuestra los logros que se pueden obtener gracias al trabajo conjunto de las entidades locales, estatales y federales contra empleadores que transgreden las leyes" de inmigración. Precisó que "sin la asistencia de la policía de Honesdale y de la Fiscalía de Pensilvania, el caso de Wal-Mart no habría dado los frutos deseados". Por su lado, el fiscal general de Pensilvania, Thomas Corbett, declaró que "el arresto de más de 240 inmigrantes indocumentados en 21 estados envía un claro mensaje a las compañías contratistas privadas que dan empleo a esta clase de trabajadores (indocumentados)". Indicó que las instituciones de justicia "no tolerarán la contratación de indocumentados por parte de empresas privadas, que con esa actividad sólo buscan ahorrar dinero con mano de obra barata". Corbett formuló la advertencia de que los funcionarios de cada uno de los niveles del Gobierno "continuarán investigando y persiguiendo a aquellos que transgredan las leyes de inmigración".

Descarga la aplicación

en google play en google play