Escúchenos en línea

El Paso demuestra hostilidad al muro fronterizo

El Paso, Texas. Agencia EFE. | 19 de Marzo de 2008 a las 00:00
Los siete regidores y el alcalde de la ciudad texana de El Paso se han pronunciado en contra de que el gobierno Federal utilice un camino de terracería, colindante con el Río Grande, para la construcción del muro fronterizo. Con este acuerdo la ciudad se une a varios gobiernos municipales como los de Eaggle Pass y Brownsville que intentan evitar la construcción de un muro que separe a Estados Unidos de México. El alcalde de El Paso, John Cook, afirmó el miércoles que están preparados para enfrentarse al litigio que el Departamento de Seguridad Nacional de EEUU seguramente planteará ante los tribunales, como ha hecho en los casos anteriores. El caso de la ciudad de Eagle Pass y de El Paso es muy similar, ya que ambos ayuntamientos tratan de evitar el uso de caminos municipales para construir el muro. En algunas de la demandas que se han fallado ya, los jueces han permitido que el gobierno federal pueda acceder a esos caminos municipales durante un plazo de 180 días. El acuerdo del ayuntamiento de El Paso aprobado el martes se hizo en respuesta a la petición del gobierno Federal de utilizar durante dos años un camino de terracería, propiedad de la ciudad, para el montaje de unas estructuras metálicas en las inmediaciones del Puente Internacional de Ysleta. Los miembros del Cabildo se negaron a otorgar el permiso al Cuerpo de Ingenieros del Ejército de Estados Unidos para cruzar terrenos de la ciudad y comenzar a construir un vallado con planchas de acero de 4,5 a 5,5 metros de alto. El alcalde John Cook criticó hoy la actitud del Departamento de Seguridad Nacional que prometió tomar en cuenta a las comunidades locales para construir la estructura. "Hasta el momento esta promesa no se ha cumplido", dijo Cook. Desde enero, el Departamento de Justicia ha interpuesto 87 demandas en contra de dueños de tierras y gobiernos locales en la frontera estadounidense con México que se han opuesto a la edificación del muro. Las autoridades federales han ganado hasta ahora el acceso a los terrenos en 36 de esos casos, según el portavoz del Departamento de Justicia, Andrew Ames. La ciudad fronteriza de Eagle Pass (Texas) fue la primera comunidad demandada por el gobierno Federal para que las autoridades que trabajan en el diseño y construcción del muro fronterizo tuvieran acceso a los terrenos municipales. Por mandato del Congreso de EE.UU., el Departamento de Seguridad Nacional está obligado a construir 370 millas (595 kilómetros) de segmentos de muro y 300 millas (482 kilómetros) de barreras para vehículos para fin de este año. En diciembre pasado el secretario de Seguridad Nacional, Michael Chertoff, emitió un ultimátum a los propietarios de terrenos ubicados sobre la frontera para permitir el paso del personal técnico del gobierno Federal. El plazo se venció el 7 de enero, por lo que se presentaron las demandas contra los terratenientes y los gobiernos locales, que se oponen al muro en sus propiedades a lo largo de la frontera en Texas, Arizona y California.

Descarga la aplicación

en google play en google play