Escúchenos en línea

Gran impacto de recesión en frontera EEUU-México

Ciudad de México. Agencia ANSA y diario El Universal. | 24 de Marzo de 2008 a las 00:00
El cierre de numerosos comercios en las ciudades de la frontera norte de México y el creciente regreso al país de inmigrantes legales e ilegales, se perfila como el primer impacto de la inminente recesión en Estados Unidos. En la ciudad de Tijuana, limítrofe con San Diego, estado de California, comenzó a resentir el impacto de la desaceleración, con la llegada de cada vez menos turistas, soldados y jóvenes, según afirma el matutino mexicano El Universal. "El corredor turístico que hace unos años se mantenía bullicioso día y noche, hoy luce desolado", afirma el rotativo, al indicar que en la popular y céntrica avenida Revolución de Tijuana "se ven cada día más locales cerrados". Comerciantes citados por el diario afirman que la crisis "es peor que la que se registró tras los atentados de septiembre de 2001, cuando la actividad (económica) cayó 90 por ciento". La céntrica avenida Revolución de Tijuana tuvo auge por la proliferación de diferentes actividades, desde los antros que eran abarrotados por soldados, marines y jovencitos estadounidenses, hasta los compradores de medicamentos que no se consiguen en Estados Unidos sin una receta certificada. El corredor turístico que hace unos años se mantenía bullicioso día y noche, hoy luce desolado, y en la avenida se ven cada día más locales cerrados, mientras que los dependientes de los negocios sobrevivientes se aburren y se preocupan en espera de clientes que no llegan debido a la inseguridad que se vive. Incluso, los comerciantes aseguran que esta crisis es peor que la que se registró tras los atentados de septiembre de 2001, cuando la actividad cayó 90%. Parte de la bonanza perdida estaba en los negocios de curiosidades, como llaman a las artesanías, algunas de ellas pirata, y en los burros disfrazados de cebras, emblemas del lugar que se rentan para que los turistas se fotografíen montados. También estaban los médicos, dentistas, propietarios de estéticas o salones de belleza y otros negocios similares, quienes ahora también esperan clientes, lo que para muchos prestadores de servicios significa que la crisis no está focalizada. La crisis también afectó Playas de Rosarito, otro municipio de la industria sin chimeneas del estado, donde la población intenta salir del atolladero para recuperar el turismo perdido. Para empezar, los prestadores de servicios y comerciantes optaron por establecer un mecanismo de vigilancia para abatir la corrupción de la policía, que consideran contribuyó para ahuyentar a los turistas y aseguraron que prueba de ello es que en los últimos meses no han recibido ni una sola visita de mexicano-estadounidenses. También pusieron en operación una Policía Turística para vigilar la zona y garantizar la seguridad de los visitantes dentro del corredor Tijuana-Rosarito. Nunca en la historia de estos municipios había caído tanto como ahora, por lo que a lo largo de 2007 cerraron sus puertas decenas de locales entre restaurantes y de venta de artesanías.

Descarga la aplicación

en google play en google play