Escúchenos en línea

Sujetos altamente peligrosos infiltrados entre los migrantes

Ciudad de Panamá. Agencias | 11 de Agosto de 2019 a las 09:45

En la población panameña se tiene la idea de que las caravanas de migrantes que ingresan a nuestro país por la frontera de Colombia, sobre todo de extracontinentales procedentes de África y Asia (además de cubanos), solo usan a Panamá como ruta de tránsito, en su camino hacia Estados Unidos.

Pero una vez más ha quedado demostrado que estos movimientos humanos pueden servir también de camuflaje para sujetos peligrosos, vinculados al crimen organizado, con intenciones de ingresar a Panamá, y no necesariamente de paso.

El más reciente caso se reportó el pasado 5 de agosto, cuando unidades de inteligencia del Servicio Nacional de Fronteras (Senafront) capturaron en el sector de Bajo Chiquito (Chepigana, Darién) a un ciudadano de Sri Lanka, incluido en la lista internacional de alerta roja por su supuesta vinculación a organizaciones criminales.

Lo que llamó la atención de esta captura fue que solo dos meses antes, este mismo individuo había intentado ingresar a Panamá por vía aérea, siendo retenido en el Aeropuerto Internacional de Tocumen, y se le deportó a Turquía.'

Pero una vez más intenta de llegar a Panamá, ahora mezclado entre migrantes extracontinentales, incluso arriesgando su vida en la traicionera ruta de la selva darienita.

El sospechoso venía mezclado con otras 11 personas que también fueron puestas a órdenes de las autoridades panameñas para ser investigadas.

"Esto demuestra el fuerte interés de esta persona por acceder al país de cualquier forma, porque ya estaba el precedente de que contaba con suficientes recursos económicos para costear un boleto aéreo internacional", expresa el sociólogo Ruperto Harris.

Frente a esto, agrega que es vital reforzar los servicios de inteligencia no solo a nivel de los estamentos de seguridad local, sino también en comunicación, en este caso, con las autoridades colombianas.

Con esto coincide el ministro de Seguridad Pública, Rolando Mirones, quien indicó: "Lo que pedimos a nuestro hermano país de Colombia es que por favor endurezca los controles, porque esta persona ya le habíamos advertido que había pasado por Panamá, y le pedimos que no lo volvieran a dejar pasar".

Y el propio presidente Laurentino Cortizo se refirió a este tema, aunque no como un asunto regular, sino como un incidente aislado, donde funcionaron bien los controles.

Dijo que lo importante es que se capturen "a los que quieren entrar aquí a hacer travesura".

Y cuando se le indicó que el supuesto criminal ya era la segunda vez que intentaba entrar, Cortizo se limitó a decir que "será la última vez".

No obstante, el criminólogo Marco Aurelio Álvarez refutó la idea de que lo más importante es que se capturen a este tipo de personas. "Por supuesto que eso es válido, y es lo que la población espera, pero también pedimos que existan estrategias para anticiparse ingresos peligrosos, así como protocolos de examen minucioso del perfil de los migrantes".

El criminólogo advirtió que la insistencia de este ciudadano de Sri Lanka por llegar a Panamá, "no puede ser asumida por las autoridades panameñas como un hecho aislado".

Recordó que en el pasado han sido ubicados en el país hasta presuntos terroristas, también aprovechando el drama humano de la migración.

"Tengamos presente que todos estos movimientos de migrantes son aprovechados por el crimen organizado, tanto para la trata humana, como el tráfico de armas o de drogas. Por eso es de gran importancia que nos sentemos como sociedad a discutir iniciativas de leyes para endurecer los controles de ingreso al país", concluyó el criminólogo Marco Aurelio Álvarez.


Descarga la aplicación

en google play en google play