Escúchenos en línea

Latinos en la Florida Central: el éxito es una partida segura

Walter Pacheco, diario El Sentinel. Desde Orlando, Florida. | 21 de Agosto de 2006 a las 00:00
Con la llegada del nuevo milenio, un interesante capítulo en la historia de los latinos en la Florida Central comenzó a escribirse. Las cifras del Censo 2000 revelaron que este grupo estaba en pleno proceso de conquistar la región. En ese entonces, más de 368,000 latinos llamaban hogar a la Florida Central, un drástico aumento de 161 por ciento en comparación con las cifras de 1990. Ahora, en el 2006, según cifras oficiales y estimaciones de diferentes estudios demográficos, más de 549,000 latinos viven en Orange, Osceola, Seminole y los otros cuatro condados de la región. Una de cada cinco personas en la región es oriunda de Puerto Rico, México, Cuba, República Dominicana, Colombia o de algún otro país latinoamericano. Los latinos ya superaron a los afroamericanos como la minoría más grande en algunos distritos escolares de la Florida Central. Casi el 30 por ciento de los niños en las aulas de Orange son latinos, en comparación con los afroamericanos, que representan el 27 por ciento de todos los estudiantes, según el Distrito Escolar de Orange. Mientras que en Osceola, el condado con más alta concentración de latinos, la población estudiantil latina ha superado a la blanca no hispana. La dinámica composición demográfica de la Florida Central, sin duda alguna, representa nuevos retos y oportunidades para los latinos, pero también implica obstáculos que hay que superar. Adaptarse a ciertas realidades a veces no es fácil o agradable para los latinos que se mudan al área. Es por eso que algunos candidatos latinos tienen dificultad cuando se trata de conquistar cargos públicos: falta de experiencia, pocos recursos económicos y complicados sistemas de votación se han traducido en escasos electores latinos en las urnas. Algunas de las organizaciones comunitarias latinas carecen de apoyo y enfrentan divisiones dentro de la misma comunidad. Los estudiantes latinos han enfrentado discriminación en algunas de las escuelas públicas. Y pese al espíritu emprendedor de los puertorriqueños, entre los latinos el grupo más grande en la región, la mayoría de sus compañías en la Florida Central tienen oportunidades limitadas de crecimiento, según estudios del Centro de Estudios Puertorriqueños con sede en Nueva York. Nadie duda que algunas piedras han surgido en el camino. Pero expertos en educación, negocios, asuntos gubernamentales y política coinciden en algo: el pasado, tanto lo bueno como lo malo, ha servido de lección. Según ellos, los próximos cinco años serán mejores, con bastante espacio para crecer pese a algunas dificultades que habrá que dejar atrás. Como para un experto jugador de dominó, habrá jugadas sorpresivas, pero el éxito, al final, es cosa segura. Educación y política Uno de los más importantes temas entre los latinos es el futuro de sus hijos. En los últimos años, los estudiantes latinos a través de la región han mostrado mejoras en sus calificaciones en la Prueba de Evaluación Comprensiva de Florida (FCAT, en inglés) y en el aprendizaje del inglés. Desde el 2001 hasta hoy día, el número de estudiantes que hablan el inglés como segundo idioma y que han logrado una puntuación de 3 o más en la prueba de lectura del FCAT ha aumentado de 4 por ciento a 24 por ciento. La calificación máxima en el FCAT es de 5. La Superintendente Auxiliar de Servicios Multilingües y Educación Excepcional del Distrito Escolar de Orange, Anna Díaz, dice que en los próximos cinco años se verán más éxitos entre los estudiantes latinos. "Definitivamente veremos más estudiantes latinos que serán premiados por alcanzar notas más altas en las escuela y más estudiantes que dominen el inglés", dijo Díaz. Pese a los avances en el aprendizaje del inglés, la funcionaria predice algunos pasos hacia atrás en torno al desarrollo cultural del estudiante latino. "Creo que veremos una nueva subcultura de estudiantes latinos en la misma comunidad hispana, especialmente entre los de la tercera generación, que podría crear algunas complicaciones en la identidad latina", dijo Díaz. "Habrá más niños con apellidos latinos y, como latinos, querrán mantener su herencia hispana, pero no todos hablarán español", dijo. Otra evolución tiene que ver con la política. Pese al poco número de funcionarios latinos en los gobiernos de la Florida Central, se espera que más tomen cargos de elección popular. "Creo que todos los sectores gubernamentales reconocen que la comunidad latina está creciendo y cada día se presentan más oportunidades para latinos calificados", dijo José Fernández, asesor principal de política pública y desarrollo empresarial de la alcaldía de Orlando. Desde que el alcalde de Orlando Buddy Dyer fuera elegido en el 2003, más latinos ocupan puestos claves en la alcaldía. Por ejemplo, Manny Soto es el encargado del Centro de Operaciones de Emergencia y Orlando Rolón es asistente especial de Dyer. "Gracias a los esfuerzos de diferentes grupos comunitarios, vemos que el número de latinos inscritos a votar seguirá aumentando y habrá más educación en torno a cómo votar", dijo. Pero en términos de las campañas políticas, Fernández advierte que algunos candidatos podrían terminar desilusionados. "La manera en la cual algunos candidatos latinos realizan sus campañas se ha vuelto más agresiva. Algunas campañas abandonan los temas que verdaderamente impactan a la comunidad y prefieren enfocarse en los asuntos personales de sus contrincantes", dijo Fernández, quien habla por experiencia propia. Fernández se postuló en el 2002 contra el actual representante del Distrito 49, John Quiñones y perdió la elección debido en gran parte a que un locutor latino de radio suplicó a los electores puertorriqueños que votaran por el aspirante boricua. Quiñones es puertorriqueño, Fernández nació en Nicaragua. Unidad y divisiones La división entre los grupos latinos es algo que preocupa a Marytza Sanz, presidenta de Latino Leadership, una organización sin fines de lucro que provee servicios sociales. "Creo que las divisiones se deben a que todos estamos compitiendo por los mismos fondos para nuestras organizaciones", dijo Sanz, quien estableció Latino Leadership en 1999. "Claro que todos somos latinos, pero lo que verdaderamente nos une es el idioma. Esa es nuestra bandera". Y es que cada día llegan más mexicanos, colombianos, venezolanos y centroamericanos en general. El lanzamiento de Casa de Venezuela, la Cámara de Comercio Puertorriqueña de la Florida Central y la Asociación de Colombianos de la Florida Central, entre otras organizaciones refleja el crecimiento de estos grupos. "Estamos en un proceso de crecimiento", dijo Sanz. "Y es importante recordar que como organizaciones de ayuda a los latinos nunca debemos de preferir un grupo de latinos sobre el otro, porque ahí es donde comienza la división". Ramón Ojeda, presidente de la Cámara de Comercio Hispana de Metro Orlando, no duda en que el futuro de la comunidad empresarial hispana es brillante. "Los empresarios latinos ya representan una diversidad étnica y altos niveles de educación. Para verdaderamente aprovechar el exitoso ambiente empresarial de la Florida Central, ellos necesitan crear aún más relaciones entre sus empresas y las de los blancos no latinos", dijo Ojeda. "Es bueno salir del ambiente donde se siente uno cómodo porque ahí es donde el empresario aprenderá nuevas técnicas empresariales". Un indicador del optimismo de Ojeda es el número de miembros de la cámara. En el 2001, menos de 600 latinos pertenecían a la cámara hispana, que fuera establecida en 1993. Hoy día, más de 1,054 miembros, a través de los siete condados, forman parte de esta organización. Algunos de éstos empresarios locales, como Frank Rodríguez, de Greenway Ford; James Jardon, de Jardon & Howard Technologies, e Ileana DiMario, de Maya Telecom, figuraron en la lista de las 500 empresas latinas más exitosas del 2005 en Estados Unidos, de acuerdo con la revista Hispanic Business. No hay duda que estos empresarios latinos están bien preparados, pero la mayoría, por razones de cultura o falta de información, no utilizan los recursos disponibles a través de la cámara, el Fondo de Iniciativa Para Negocios Latinos de Orlando (HBIF, en inglés) o el Disney/SBA National Entrepreneur Center (NEC, en inglés). Un informe del Centro de Estudios Puertorriqueños en Nueva York, que fue presentado en la Cumbre Hispana en marzo pasado, indicó que más de 3,343 empresas en el área son negocios puertorriqueños. Pero el 92 por ciento tiene sólo un empleado, el dueño, y son pocas las oportunidades de crecer. Félix Matos Rodríguez, el actual secretario de la Familia de Puerto Rico y uno de los autores del estudio, sostuvo que es clave "ayudar a los empresarios boricuas a moverse de las ligas menores a las ligas mayores". Ojeda dice que no sólo los boricuas, sino todos los empresarios latinos deben de aprovechar de lo que ofrece la cámara, HBIF y NEC. "Uno de los obstáculos que los latinos necesitan superar en los próximos cinco años es utilizar las herramientas empresariales en el área. Casi el 95 por ciento de los empresarios que lanzan negocios abandonan el esfuerzo porque no estaban preparados", dijo Ojeda. "Parte de nuestra cultura es el silencio. No todos preguntamos o pedimos ayuda. Se necesita buscar el asesoramiento". Una de las personas entrevistadas para la primera edición de El Sentinel en agosto del 2001 fue Andrea Moreno, una estudiante de ascendencia venezolana y colombiana que asistía en ese entonces a la secundaria Cypress Creek. Ella y sus padres se mudaron a la Florida Central en 1997. Hoy día, Moreno estudia asuntos internacionales y está a punto de graduarse de la Universidad Estatal de la Florida. "Siempre que regreso a visitar a mis padres noto una Florida Central bien diferente. Por todos lados veo más restaurantes venezolanos, colombianos, puertorriqueños y mexicanos. Me da gran orgullo saber que la comunidad empresarial latina es fuerte y que comparten entre ellos mismos", dijo Moreno durante una reciente entrevista telefónica. "Veo que los latinos del área no están abandonando su herencia hispana, sino que la celebran tanto en las escuelas como en sus oficinas. No hay manera de escapar: la cultura hispana es parte de Orlando y de aquí para adelante sólo puede mejorar".

Descarga la aplicación

en google play en google play