Escúchenos en línea

Gracias a latinos, fútbol se va propagando en EEUU

Matt Reed, agencia AP. Desde Columbus, Ohio. | 21 de Agosto de 2006 a las 00:00
A medida que los latinos se van asentando en el suroeste de Estados Unidos, el fútbol va cobrando más fuerza por medio de más equipos de aficionados y creciente organización de campeonatos. La fuerza que está tomando esta tendencia ha comenzado a atraer a empresarios que quieren vender sus productos a los jóvenes inmigrantes latinos. En el parque Rhodes de Columbus, Ohio, por ejemplo, es común ver durante el verano a familias y amigos que se reúnen para ver a equipos de aficionados que toman el nombre de conjuntos profesionales de sus países, como el Chipas, Cantaranas o el Quiroga. En Kansas y en Kentucky, así como en otras regiones, están floreciendo a paso vertiginoso las ligas de aficionados. Este año, la Liga Hispana de Fútbol de Cleveland tuvo que negarle la entrada a varios clubes al recibir un elevado número de solicitudes. "Hay ligas enormes en Carolina del Norte", dijo George Chazaro, un funcionario de la Federación Estadounidense de Fútbol. "Nunca me hubiera imaginado la existencia de una liga hispana en Rhode Island, pero hay 80 equipos". La barrera del idioma, los costos de registro y el deseo de compartir tiempo con compatriotas han mantenido a los inmigrantes latinos lejos de las ligas de fútbol estadounidenses, dijo Alex Flores, presidente de la Liga de Fútbol Inter Latinos, en Columbus. "Jugamos con las mismas reglas, pero tenemos un estilo diferente", dijo. "Debido a que los latinos no somos muy altos, tenemos que jugar con la pelota a ras de suelo, con muchos pases cortos, y no pelotazos al aire como el juego anglo". En Raleigh, Carolina del Norte, había un torneo en el 2000. En apenas seis años ya hay cuatro. Uno de estos campeonatos, La Liga de Raleigh, tiene a 1.300 jugadores registrados y a 40 equipos este año. La localidad de Nearby Durham tiene tres ligas. "Hace 20 años a lo máximo encontrabas a un equipo latino en una liga gringa", dijo Tim Wallace, presidente de La Liga. "Ahora la tendencia es la separación de estos torneos". La demanda por el deporte, de lejos el más popular en México, Honduras y El Salvador, es otro factor. La población hispana en Estados Unidos creció un 20% de 2000 a 2005, de 35 millones a 42 millones de habitantes, lo que la ha convertido en la minoría étnica más grande del país, según información del censo revelada este mes. La población hispana de Ohio creció al mismo nivel, pero las cifras del censo muestran un incremento del 46% en Carolina del Norte. La inmigración hispana se solía concentrar en estados como Texas y California, pero durante la década del noventa se fue movilizando a otros estados. Los fines de semana, muchos de estos inmigrantes se reúnen para jugar fútbol. En Columbus, la Liga de Fútbol Inter Latinos está tratando de comprar más terrenos para construir campos de fútbol. La liga ya cuenta con más de 1800 jugadores y 92 equipos. "No tenemos más porque no contamos con las instalaciones necesarias", dijo Flores. "Normalmente no le decimos que no a nadie". Alquilar campos de fútbol puede llegar a costar hasta 50.000 dólares al año. Gran parte del dinero sale de las cuotas de registro, que cuestan 300 dólares al año, pero en otros campeonatos puede llegar hasta los 900 dólares. También hay financiamiento por parte de concesionarios de vehículos, empresas de latinos o iglesias, de 8.000 a 10.000 dólares, pero gran parte de ese dinero va destinado a la compra de uniformes. En Columbus, la Unión Hispana ofrece 3.000 dólares al equipo que termine en primer lugar y ofrece un monto mucho menor al máximo goleador. Si bien se juega por diversión y orgullo, domingo tras domingo, dijo Enrique Martínez, "si hay más dinero en otra liga, los equipos jugarán ahí". En la liga de Raleigh ya es común que los capitanes paguen por tener a un gran jugador en su equipo. Uno pagó para que un jugador regresara de Argentina, comentó Wallace. "Es una evolución", dijo. "Hay equipos que quieren ser muy buenos, semiprofesionales". La pasión es tan grande que una cadena de supermercados de Arizona ya organiza la Copa Food City, con la participación de casi 100 equipos. Entre las minorías, el poder adquisitivo de los latinos sobrepasó a los negros y se espera que supere los mil millones de dólares en el 2010, dijo Mike Robinson, director ejecutivo de LaVERDAD Marketing, en Cincinnati. Las compañías están empezando a darse cuenta que colocar casetas de publicidad en los partidos de fútbol es una buena forma de acceder a los latinos jóvenes, señaló. "El secreto es llegar a los latinos donde se encuentran; ellos van a los campos de fútbol, no a los centros comerciales".

Descarga la aplicación

en google play en google play