Escúchenos en línea

En Phoenix capturas contra indocumentados no se detiene

Phoenix, Arizona. Agencia EFE. | 28 de Marzo de 2008 a las 00:00
Agentes de la Oficina del Alguacil del Condado Maricopa continúan arrestando a indocumentados en operativos especiales en la capital de Arizona a pesar de las protestas de activistas y miembros de la comunidad. El alguacil Joe Arpaio anunció que este viernes cerca de 200 de sus agentes y voluntarios patrullan el área de la calle Thomas en el centro de Phoenix, y más al norte, entre la calle 25 y el camino Bell. En un operativo similar realizado ayer, los agentes de Arpio reportaron el arresto de 19 personas, entre ellos 11 indocumentados. Este despliegue ha causado el enojo de activistas y miembros de la comunidad latina, para quienes se trata de un ataque directo contra los inmigrantes, particularmente los que no tienen "papeles". "Los dueños de negocios en esta área se han quejado de una serie de problemas relacionados con la presencia de jornaleros", dijo Arpaio. Durante los operativos, los agentes, algunos de los cuales han sido entrenados y certificados por el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) para cuestionar a un detenido sobre su estatus migratorio, patrullan las calles en busca de infractores de la ley. La mayoría de las detenciones se han producido por infracciones menores de tráfico, como placas vencidas, o con una ventana o parabrisas roto. El problema surge cuando los detenidos no pueden presentar una licencia de conducir de Arizona, o una forma de identificación oficial. Pero para activistas como Lydia Guzmán, representante de la organización "respect/respeto", las detenciones están basadas en perfil racial. El pasado fin de semana, durante un operativo similar, los agentes del también conocido "alguacil más duro del oeste", arrestaron a 55 personas en diez horas, de las cuales el 67 por ciento resultó ser indocumentado. Arpaio sostuvo que los dueños de los negocios se han quejado debido a que en esta zona se encuentran dos centros de trabajo para jornaleros, los cuales "atraen a los inmigrantes indocumentados". "Es injusto lo que hace Arpaio, con tantos policías, lo único que quiere es intimidar a nuestra gente", dijo Marcos Velásquez, quien vive a unas cuadras de la calle Thomas. Señaló que lo que más le molesta es la "actitud" y la "prepotencia" de los oficiales, a quienes acuso de "menospreciar" a los latinos. "Estoy seguro que si esas personas (los detenidos) fueran blancos de ojos azules, nunca les hubieran preguntado sobre su estatus migratorio", enfatizó. Activistas como Guzmán siguen muy de cerca cada uno de los operativos, documentando con fotografías, video y reportes cada uno de los arrestos hechos por el alguacil. Con pancartas en mano, cerca de 100 personas se presentaron ayer en el estacionamiento de un centro comercial que se ha convertido en el centro de operaciones de los oficiales durante los operativos. "El alguacil Arpaio debería de dedicarse a ejecutar las más de 700 órdenes de arresto que hay pendientes en el Condado Maricopa y no utilizar los recursos locales para arrestar personas inocentes", declaró la activista. Al ser cuestionado sobre la reacción de la comunidad antes estos operativos, Arpaio, aseguró que sus agentes tendrán una política de "cero tolerancia" y que toda persona que viole la ley será arrestada. "No me den tanto crédito", dijo el alguacil refiriéndose a acusaciones sobre el temor que ha causado dentro de la comunidad inmigrante en Phoenix.

Descarga la aplicación

en google play en google play