Escúchenos en línea

Trump anunció que deportaría más rápido a muchos inmigrantes, pero no lo está haciendo

Washington. Agencias | 8 de Septiembre de 2019 a las 17:09

Un abogado del Departamento de Justicia (DOJ) del Gobierno de Donald Trump le dijo este viernes a una jueza que aún no han comenzado las tan anunciadas deportaciones aceleradas. Este procedimiento expedito estaba previsto que empezara a implementarse el 1 de septiembre pero el abogado de la administración no dio fecha del inicio real de la medida.

El viernes se cumplió un mes y medio desde que el Gobierno de Trump anunciara la política que permitiría la expulsión inmediata de los inmigrantes indocumentados que no puedan demostrar que han estado más de dos años en el país. Esta medida contempla que la deportación se lleve a cabo en pocos días y no ofrece a los afectados el derecho a abogado o a audiencia ante un juez.

Hasta ahora, esta medida solo se aplicaba a los migrantes no autorizados que fueran detenidos a cien millas (160 kilómetros) o menos de la frontera durante sus dos primeras semanas de estancia. Ahora se amplía a todo Estados Unidos con pocas excepciones. Se podrán librar de la orden, entre otros, quienes estén solicitando asilo o quienes afirmen ser ciudadanos estadounidenses.

Tras la publicación de la medida, la Unión Estadounidense de Libertadas Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) solicitó a la jueza Ketanji Brown Jackson que la bloqueara mientras se resuelve el caso. Por su parte, según Buzzfeed, el Gobierno alega que cualquier batalla legal es prematura si la política aún o se ha aplicado en el terreno.

En una audiencia este viernes, Jackson se mostró sorprendida ante la posición del Departamento de Justicia. Según ella, el gobierno podría estar “asustando” a la gente sin realmente pretender enfrentarse al procedimiento legal para implantar la política. En cualquier caso, la jueza, que asegura que fallará en unas semanas, instó a las dos partes a llegar a un acuerdo antes del martes 10 de septiembre.

El abogado de DOJ, Erez Reuveni, dijo a la jueza que todavía no se había deportado a nadie bajo la normativa de “expulsión acelerada” y que estaban esperando a que los funcionarios recibieran la información pertinente. Sin embargo, no aclaró cuánto podría durar ese proceso de adaptación. Jackson pidió al gobierno que le avisara si llega a aplicar la medida.

La “deportación acelerada”, que se enmarca en la política de “tolerancia cero” de Donald Trump, va dirigida a extranjeros con antecedentes criminales y que no pueden demostrar que han estado en territorio estadounidense en los últimos dos años. Hasta ahora se pedía permanencia en el país de 14 días y aplicaba solo dentro de las primeras cien millas desde la frontera.

La ampliación otorga “completa autoridad” a los agentes del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para deportar a extranjeros, aunque también establece algunas limitaciones. En su memorando, Albease especifica que la nueva regla recaerá sobre los inmigrantes considerados inadmisibles en las secciones 212(a)(6)(C) o (a) (7) de la Ley de Inmigración y Nacionalidad (INA).

Un extranjero podrá probar la permanencia mínima de dos años con cuentas de banco, contratos de arrendamiento, escrituras, licencias, facturas, pagos, recibos, cartas, inscripciones escolares o religiosas, registro de empleo o pago de impuestos; entre otras evidencias.


Descarga la aplicación

en google play en google play