Escúchenos en línea

La telebasura embrutece a los latinos

Por Jorge Chino, http://www.elsonido13.com/ | 29 de Marzo de 2008 a las 00:00
Los medios de comunicación en español nos hacen que nos perdamos el sueño americano. Les voy a confiar un secreto. Los latinos tenemos a un enemigo dentro de nuestros propios hogares que no nos deja progresar. Mucha gente se pregunta por qué los latinos no aprenden inglés ni triunfan en Estados Unidos como lo hicieron la mayoría de los grupos de inmigrantes en el pasado. Sorprendentemente, ha sido el gobernador inmigrante de California, Arnold Schwarzenegger, quien ha dado en el clavo: "Tienes que apagar tu televisión en español para poder ayudar a los estudiantes latinos a avanzar académicamente". Schwarzenegger se arriesgó mucho al criticar a las poderosas cadenas de televisión en español. Para los latinos es una lástima que sea alguien como Schwarzenegger el que venga a decirnos lo que nadie se atreve a decir: que los dueños de la televisión y la radio en español se han hecho ricos reduciendo nuestra cultura latina a pachangas y a las "lágrimas y mocos" de sus famosas telenovelas. El apagar la televisión no sólo ayudará a los latinos a imponerse a sí mismos estándares más altos de aprendizaje y participación comunitaria, también, con el estudio y disciplina apropiados, los ayudará a competir por los mejores empleos en todas las ramas de la economía e industria y la admisión en las mejores universidades del país. La educación bilingüe no es la culpable del fracaso de los latinos en el mundo académico. La razón es nuestra desidia y mala costumbre de ver tanta televisión y escuchar la radio en español; un mal hábito que sólo ha venido a hacer inmensamente ricos a los poderosos dueños de los medios de comunicación en español, que ni siquiera son latinos y, en la mayoría de los casos, no hablan español. Todo lo contrario, estos magnates del poder y el dinero contribuyen a las campañas de candidatos e iniciativas de ley anti-inmigrante. Como quien dice, estamos criando cuervos que nos van a sacar los ojos. Los políticos conservadores culpan a la educación bilingüe y a otros programas gubernamentales por el fracaso académico y la falta de progreso de latinos. Los políticos demócratas y progresistas culpan de lo mismo al racismo y a la codicia de los poderosos. La verdad es que lo que mantiene a los latinos en el atraso es el pasarse horas y horas detrás de la televisión en lugar de asistir a las bibliotecas, escuelas y participar en actividades culturales y comunitarias. Pareciera ser que el hablar en contra de las telenovelas y las cadenas de radio y televisión en español es hablar en contra de nuestra propia cultura y el idioma español. No es así. Al evitar ver la televisión o escuchar la radio en español, no estamos abandonando nuestra cultura. En realidad, hay muy poca cultura en esos medios. Lo que si hay, es una abundancia de comerciales e ideas que tienden al consumo y que nos hacen vivir una vida paralela, una vida carente de educación que nos hace perder las oportunidades que ofrece este país. La programación de la televisión mexicana fue creada con una mezcla de telenovelas, deportes y chistes, y se ha exportado con mucho éxito a otros países. La programación fue diseñada para que la gente se conformara con la realidad de una sociedad injusta, una sociedad sin oportunidades económicas, con mucha gente pobre y una clase dominante muy rica. Al continuar viviendo la vida de las telenovelas, los inmigrantes latinos nos estamos perdiendo el sueño americano y por el cual vinimos. Pareciera ser que estamos recreando en Estados Unidos la pobreza y la injusticia que pensábamos haber dejado atrás. Compañías como Televisa y Univisión se han encargado de trasplantar el entretenimiento barato creado para hacernos conformistas. Ellos se han hecho ricos y los televidentes seguimos siendo pobres y sin hablar inglés en el país de las oportunidades. Los cubanos trajeron su educación y han tenido mucho éxito en Miami y a donde quiera que van. La mayoría de los mexicanos han traído consigo al "El Chavo del ocho y a la Chilindrina, y tienen muchos problemas para terminar la "high school". La educación bilingüe ha funcionado a la maravilla para los cubanos pero no así para otros grupos inmigrantes, como los mexicanos, por el simple hecho de que no han podido sacudirse de encima el mal hábito de la televisión y de la radio en español, y no han concentrado sus esfuerzos en el estudio y otros medios que les ayuden a aprender inglés. Los inmigrantes, en lugar de tratar de alcanzar el sueño americano y la superación, prenden el televisor de su sala para alcanzar a las rubias en minifalda de Don Francisco y la misma vieja telenovela con distintos nombres que nos presenta cada temporada la televisión.

Descarga la aplicación

en google play en google play