Escúchenos en línea

Trump ordena tomar medidas contra estos migrantes. Pero la información que necesita está enterrada en una cueva en Missouri

Washington. Agencias | 30 de Septiembre de 2019 a las 15:58

El presidente, Donald Trump, ordenó en mayo que se tomarán “medidas” para que los ciudadanos que patrocinan a inmigrantes deban pagar todos los gastos sociales que éstos ocasionen. El Servicio de Inmigración y Ciudadanía (USCIS, en inglés) ha anunciado ahora cuáles serán esas medidas… pero su cumplimiento a rajatabla será complicado porque la información necesaria está guardada en millones de hojas de papel enterradas en una cueva en las llanuras del Medio Oeste.

La ley de Responsabilidad del Inmigrante y Reforma de la Inmigración Ilegal fue aprobada en 1996, con el demócrata Bill Clinton en la presidencia; endureció los mecanismos de deportación (permitiendo, por ejemplo, expulsar a cualquiera que cometiera una falta o delito), prohibió beneficios públicos a los indocumentados, y obligó a sus patrocinadores a hacerse responsables de cualquier gasto social de éstos.

Hasta ahora, sin embargo, el Gobierno nunca intentó cobrar a los patrocinadores, no tanto por falta de voluntad como por ausencia de mecanismos para ello. Así, la orden de Trump incidía precisamente en esto: averiguar cómo pasar la factura a los padres, hijos, hermanos o esposos de migrantes que, por ley, se comprometieron a poder sostener financieramente a éstos.

El pasado viernes, USCIS difundió unas directrices para cobrar los gastos en el Programa de Seguro de Salud para Niños y Medicaid, la Asistencia Temporal para Familias Necesitadas, el Programa de Asistencia Nutricional Suplementaria, y los los Beneficios de Seguridad de Ingreso Suplementario.

Sin embargo, la mayoría de expedientes sobre migrantes, incluyendo la información de sus patrocinadores, se encuentran en formado de papel, y almacenados en una instalación subterránea en una zona de cuevas calizas de Kansas City (Missouri), según ha recordado este lunes la web informativa Axios.

Allí se guardan más de 20 millones de ficheros, y cada año se añaden 1,5 millones más, aseguró USCIS en 2014. Así, el Gobierno ha intentado ahora encontrar la manera de acceder a esta información más fácilmente, pero se ha probado imposible, según Axios. “El archivo de un extranjero puede ocupar cientos de páginas”, dijo un oficial de forma anónima a ese medio, “es casi cómico”.

Los visados familiares (los más comunes con patrocinador, y casi la mitad del millón de visas que se otorgan cada año), están todos en papel. USCIS asegura que los está digitalizando. La fecha límite dada por Trump es el 19 de noviembre.


Descarga la aplicación

en google play en google play