Escúchenos en línea

Investigan si hay una trama irlandesa tras la muerte de los 39 inmigrantes chinos

Londres. Agencias | 24 de Octubre de 2019 a las 15:37

La investigación sobre la muerte de 31 hombres y ocho mujeres de nacionalidad china por congelación en un remolque frigorífico ha llevado a las policías del condado inglés de Essex, donde se produjo el hallazgo de los cadáveres, y a las de Irlanda del Norte y la República de Irlanda a centrarse en la identificación de una posible banda local de contrabando de inmigrantes.

Según ha confirmado la compañía con sede en Dublín, Global Trailers Rental Europe, GTR, a la radiotelevisión pública irlandesa RTÈ, el remolque frigorífico donde murieron las 39 víctimas fue alquilado el 15 de octubre en sus instalaciones en Monaghan, junto a la frontera irlandesa. Tiene otra sucursal en la ciudad también fronteriza de Dundalk. El precio del alquiler fue de 275 euros por semana.

En esa comarca existen redes poderosas de contrabando, establecidas durante décadas para aprovecharse de las diferencias en precios o tasas a combustibles, tabaco y otras mercancías entre las dos Irlandas. En el pasado algunas de las redes de contrabando estuvieron vinculadas a grupos terroristas.

Las autoridades del puerto de Zeebrugge han informado de que el remolque llegó a sus instalaciones a las 14.49 del martes y embarcó poco después en el ferry con dirección al puerto de Purfleet. El ferry de las 16.00 horas llega en la medianoche a la desembocadora del Támesis. Allí recogió el remolque la cabina tractora que conducía el norirlandés, Mo Robinson.

Según un testigo no identificado por el 'Evening Standard', el transportista autónomo de 25 años, que reside en una villa fronteriza de Irlanda del Norte, se desmayó tras abrir el remolque para recoger documentación y ver los cadáveres. El conductor habría llamado al servicio de ambulancias.

Sistema GPS

Las Policía belga no está en condiciones de ofrecer aún información sobre cuánto tiempo pasó el remolque en su territorio. En 2010, 58 personas de nacionalidad china murieron asfixiadas en un remolque que recorrió el itinerario de ferry entre Zeebrugge y Dover, en el episodio más trágico de contrabando de inmigrantes en suelo británico.

La Policía norirlandesa ha requisado tres viviendas relacionadas con Robinson, incluyendo la de sus padres, que se habrían desplazado a Londres tras conocer lo ocurrido. La de Essex ha obtenido permiso juidicial para extender el interrogatorio de Robinson. La compañía GTR es una de las mayores de su sector en Irlanda. Epecializada en remolques frigoríficos, tene clientes importantes en el transporte de alimentos o fármacos.

La Agencia Nacional del Delito (NCI), que entre sus funciones tiene la de perseguir el crimen organizado, habría advertido el uso frecuente de remolques frigoríficos por contrabandistas de inmigrantes y también el de puertos pequeños como el de Purfleet como punto de acceso a Reino Unido. Responsables de aduanas han confirmado que la magnitud del tráfico impide la inspección de todas las cargas, limitándose a aquellas sobre las que existen previas sospechas.

Todos los trailers de GTR tienen un sistema GPS de la localización, que permitiría trazar los movimientos del remolque que es objeto de la investigación, si no fue neutralizado. Las policías británicas se concentran en la identificación de los fallecidos y del complot local que provocó su muerte. No hay datos públicos sobre la red que llevó a los inmigrantes hasta Zeebrugge.


Descarga la aplicación

en google play en google play