Escúchenos en línea

En torno a treinta inmigrantes pasan cada noche en la calle

Madrid. Agencias | 21 de Noviembre de 2019 a las 15:25

Con la cercanía del invierno, las noches que no llueve suelen registrarse heladas en Alcalá la Real, donde el frío está garantizado. Este año la campaña es superior a la de otros municipios de la provincia. La combinación de ambas circunstancias hacen que alrededor de treinta personas, según datos de Cáritas Interparroquial, duerman en la calle, generalmente en los andenes de la estación de autobuses y cajeros —esta vez hay dos menos por el cierre de las antiguas sucursales de La Caixa—.

Representantes del Ayuntamiento y de diferentes actores implicados en la atención a los temporeros celebraron recientemente una reunión para perfilar el dispositivo de este año. La Administración local hace un esfuerzo y aumenta en veintidós las camas hasta llegar a 84. Como novedad, en diciembre, se incorporará un tercer albergue, el de las viviendas turísticas de Las Cruces —con dieciséis plazas—, que se sumará a los de El Coto —que abrirá el lunes— y el antiguo hogar del jubilado —que lo hará el miércoles—.

La Administración local realizó una licitación, de manera que, aparte de otros servicios, se contará con vigilancia en los albergues y la estación de autobuses. Este último inmueble público es frecuentado, desde hace días, por extranjeros en busca de un jornal, que hacen su vida en el lugar. Muchos de los cuales dejan sus equipajes en la sala principal, aunque todavía no se registraron incidentes. Por otro lado, se contará con un servicio de comedor, en las instalaciones del albergue de la Avenida de Iberoamérica, un dispositivo en el que colaborarán voluntarios, muchos de ellos de cofradías.

El alcalde, Marino Aguilera, a través de su perfil de Facebook opinó que con el esfuerzo de alojamiento, el Ayuntamiento asume una responsabilidad que corresponde a los empresarios, aunque dice ser conscientes de que el problema de fondo radica en la dificultad para encontrar vivienda de alquiler y no tanto en la negativa de los patronos a costearla. “No por ofrecer alojamiento, desde el Gobierno vamos a cesar en el empeño de reconducir la situación para que en próximas campañas se incremente el parque de viviendas en alquiler a disposición de empresarios y temporeros, tal y como ocurre en poblaciones cercanas como Castillo de Locubín, donde en esta campaña se ofrecen 72 viviendas gracias a la labor de la Fundación Aliatar. Es el camino que hay que seguir”, manifestó el político popular.


Descarga la aplicación

en google play en google play