Escúchenos en línea

Hizo $5.6 millones explotando indocumentados y ICE planeó un año la redada para detenerlo

Washington. Agencias | 3 de Diciembre de 2019 a las 16:14

El mexicano Juan Pablo Sánchez Delgado fue condenado este 27 de noviembre a 10 años de prisión por lavado de dinero y albergar a extranjeros indocumentados. La detención de Sánchez ocurrió el 8 de agosto de 2018, en medio de una operación masiva ejecutada por ICE en Nebraska y Minnesota donde 130 inmigrantes sin papeles fueron arrestados.

De cada cheque quincenal de 500 dólares que le pagaba a sus trabajadores indocumentados, Juan Pablo Sánchez Delgado descontaba 50 dólares de comisión y de 50 en 50 acumuló una fortuna de 5.6 millones de dólares en tres años y medio, de acuerdo a la justicia de Estados Unidos.

Sánchez, un inmigrante mexicano sin papeles, fue detenido el 8 de agosto de 2018 durante un operativo de la Unidad de Investigaciones Especiales de ICE (HSI), que incluyó el allanamiento a tres grandes procesadoras de alimentos de Nebraska y Minnesota a las que él proveía de mano de obra indocumentada utilizando como fachada tres empresas contratistas, un mercado de abarrotes y un restaurante mexicano.

Junto a Sánchez Delgado fueron arrestados 12 de sus familiares y socios, y 130 trabajadores indocumentados; esta es una de las mayores redadas de inmigración que se ha ejecutado en la era de Donald Trump, y la más grande hasta ahora en esos estados.

Este 27 de noviembre, Sánchez fue condenado a 10 años de prisión por los delitos de lavado de dinero y de albergar a extranjeros indocumentados. Del grupo de 13 acusados, él es quien ha recibido la condena más alta en el juicio que se celebra el Lincoln, Nebraska, desde principios de mes; el proceso incluye a algunos familiares y amigos de Sánchez y a representantes de las empresas involucradas, que han sido juzgados en libertad y absueltos.

La mayoría de los 130 trabajadores detenidos por ICE han sido liberados a cambio de colaborar con las investigaciones, pero siguen sin tener un estatus para permanecer en Estados Unidos y con casos abiertos en cortes de inmigración. Unos 20 de ellos han obtenido permisos de trabajo pero las empresas de sus pueblos donde solían trabajar –o donde fueron detenidos– ya no quieren contratarlos directamente, pese a que siguen necesitando esa mano de obra.

Las investigaciones en su contra comenzaron un año antes de la redada, con detenciones individuales de migrantes sin documentos que trabajaban para las empresas Christensen Farms, Elkhorn River Farms LLC, O’Neill Ventures LLC y GJW LLC.

Leonel Félix, nacido en Xela, Guatemala, y con 19 años en Estados Unidos, fue uno de los primeros indocumentados arrestados en mayo de 2017 en el marco de las investigaciones contra Sánchez Delgado.


Descarga la aplicación

en google play en google play