Escúchenos en línea

A cualquier edad se aprende inglés

Vanesa D. Salinas, diario Al Día, de Texas. | 24 de Agosto de 2006 a las 00:00
María Rodríguez tenía muchos problemas para ayudar a sus dos hijos con sus tareas y frecuentemente se frustraba por no poder apoyarlos al máximo. Hasta el año pasado, la madre de 41 años no entendía inglés y trataba de ayudar a sus niños usando el español. "Tenía que ir y tomar el diccionario o preguntar a las maestras", recuerda Rodríguez, originaria de Monterrey. Un día su hijo Miguel Ángel Rodríguez, que cursa tercer grado, le dijo que tenía que aprender a hablar inglés. Ella no dudó en hacerlo. Ahora Rodríguez toma un curso de inglés junto a otros 20 adultos en John Brady Center, ubicado en la calle Elm. Las clases, patrocinadas por el distrito escolar de Dallas (DISD), son todos los días. "Me sentía frustrada, pero ahora me siento muy bien porque ya puedo entender las tareas", dijo Rodríguez. El programa de enseñanza de inglés para adultos de DISD ofrece alrededor de 100 cursos de ESL, preparación para el GED y talleres de ciudadanía en los condados de Dallas y Rockwall. El número llegarácasi a 300 para mediados de septiembre. En el verano el programa se reduce a 60 cursos en ambos condados, pues muchas familias se van de vacaciones. Pero con el inicio del año escolar se empezará a abrir más centros para los cursos del programa de Educación Básica para Adultos.Los cursos, proporcionados gracias a un fondo federal y asociaciones con organizaciones religiosas y bibliotecas públicas, se llevan a cabo en iglesias, escuelas y bibliotecas. El programa se ha estado ofreciendo a la comunidad desde 1965 a inmigrantes que no hablan inglés y ofrece sus servicios a un promedio de 11,000 personas cada año. Aunque el 97 por ciento de los estudiantes que toma los cursos son hispanoparlantes, un pequeño porcentaje de las personas que asisten habla chino, ruso y vietnamita. Al entrar a la clase de inglés, los alumnos presentan un examen que determinará a qué clase tendrán que asistir. Los cursos están divididos de acuerdo al nivel de conocimiento que tenga cada alumno del idioma. "Lo más educados que estén, lo más productivos que serán. Queremos tener ciudadanos educados", dijo Martín Riojas, director ejecutivo del programa de educación básica para adultos. "Al venir a las clases están siendo un buen ejemplo para sus hijos". El propósito de muchos de los adultos que están determinados a aprender a hablar, leer y escribir inglés es mejorar sus vidas. Muchos de ellos ya tenían ese objetivo cuando llegaron a Estados Unidos. Este es el caso de Benito Pacheco, que llegó hace 15 años de Toluca, México, a Dallas. Por ahora, él alumno de 53 años se gana la vida tapizando muebles, una labor que realiza en su casa. Antes trabajaba en hoteles. "Necesita uno superarse, buscar otro trabajo", dijo Pacheco. Lo mismo sucede con Laura Cruz, oriunda del Distrito Federal, a quien le faltó terminar su último año de enfermería en la universidad antes de emigrar a Dallas hace ocho años. "Quiero terminar mi carrera", dijo la alumna de 28 años. "Si no sé inglés, no voy a poder ir a estudiar".

Descarga la aplicación

en google play en google play