Escúchenos en línea

Senado pide investigar esclavitud de migrantes en Florida

Washington. Agencia EFE. | 15 de Abril de 2008 a las 00:00
El Comité de Salud del Senado de EEUU pidió este martes que la Oficina de Supervisión del Gobierno (GAO) investigue las prácticas laborales del sector agrícola en Florida, ante las denuncias de que los trabajadores inmigrantes son los nuevos "esclavos" del siglo XXI. En la mira del Comité están las empresas agrícolas en Immokalee (Florida) que contratan a inmigrantes para la cosecha de tomates y que, según activistas, son víctimas de abuso, privados de un salario justo y viven en condiciones paupérrimas. "La mayoría de los miembros de este Comité piensa que lo que está ocurriendo en Immokalee no debería ocurrir en EEUU en 2008. Dadas las informaciones contradictorias sobre salarios, necesitamos una auditoría de la GAO", dijo el senador independiente Bernard Sanders, a cargo de la audiencia. Los testigos describieron un ambiente de esclavitud moderna y denunciaron que grupos como "Florida Tomatoes Growers Exchange", que representa a varias empresas agrícolas, se escudan detrás de dudosos argumentos legales para abusar de sus empleados. También señalaron que ese grupo amenaza con multas de hasta 100.000 dólares a los granjeros que cooperen con un acuerdo, pactado por las multinacionales McDonald's y Yum!Brands, para suplementar el salario de los recogedores de tomates, a quienes les pagan un centavo adicional por cada libra que les vendan. Los cosechadores de tomate en Florida ganan entre 40 y 50 centavos por cada cubeta de 32 libras que llenen, un salario sin cambios sustanciales en las últimas tres décadas. Reggie Brown, vicepresidente ejecutivo de Florida Tomato Growers Exchange, afirmó que su grupo "aborrece y condena la esclavitud" y negó tajantamente las acusaciones "falsas y difamatorias" de los activistas. Sin embargo, dijo que su grupo está "dispuesto a trabajar con la GAO" porque "valora a sus trabajadores" y lo demuestra con buenos tratos y salarios justos. Brown afirmó que, pese a las presiones de la globalización, quienes recogen los tomates ganan 12,46 dólares por hora, y que su grupo denunciaría de inmediato a cualquier empleador que cometiese abusos. Por su parte, Lucas Benítez, cofundador de la Coalición de Trabajadores de Immokalee (CIW), dijo que los trabajadores, muchos de ellos de México y Centroamérica, son sometidos a toda clase de abusos y que ha habido incluso algunos casos de "esclavitud" en los últimos años. "El desequilibrio de poder entre los trabajadores y las empresas hace que florezca la esclavitud", dijo Benítez. La CIW ha colaborado con el FBI y con las autoridades locales para demandar a empleadores involucrados en esos abusos, y encabeza una "Campaña por Alimentos Justos" para mejorar las condiciones de los trabajadores del campo. Para Benítez, que ofreció su testimonio en español y con la ayuda de una intérprete, el Congreso no debe permanecer indiferente ante los abusos en el sector agrario, que genera billones de dólares en ganancias gracias en parte a la mano de obra de los inmigrantes. En ese sentido, el detective Charlie Frost del condado Collier, el escritor Eric Schlosser y la abogada Mary Bauer, del "Souther Poverty Law Center", afirmaron que los trabajadores viven en la extrema pobreza y con miedo a represalias, carecen de beneficios y no tienen acceso a protecciones legales básicas. En declaraciones a Efe, Benítez dijo que el problema "no es nuevo ni es aislado" y la CIW pide salarios justos y la puesta en marcha de un sistema de verificación de horas y salarios. "Reto al señor Brown a que pague los 12,46 dólares por hora que dice que paga, pero con un sistema verificable de horas, con garantías de trabajo a tiempo completo y que los trabajadores participen en la vigilancia del sistema", subrayó. "¿Qué ser humano puede recoger una cubeta de tomates cada dos minutos y once segundos?, Es imposible, tal vez una máquina lo haga, pero nuestro trabajo no se puede hacer así", continuó Benítez. Sanders destacó la necesidad de expandir las protecciones laborales al sector agrícola y reformar las leyes federales que prohíben el tráfico de personas. Al concluir la audiencia de dos horas, el legislador también pidió medidas para combatir la impunidad y corregir la situación de "esclavitud, servidumbre y abusos" en esa industria.

Descarga la aplicación

en google play en google play