Escúchenos en línea

Imponen zona de cero tolerancia a ilegales en frontera México-EU

Agencia AP. Desde Texas. | 25 de Agosto de 2006 a las 00:00
De pie en un juzgado federal el mes pasado, el indocumentado Walter Oscar Portillo Machado le rogó a un juez que tuviera compasión de él. Pero ése no era el lugar indicado para semejante ruego. El salvadoreño fue detenido en una franja de unos 340 kilómetros de la frontera Texas-México que ha sido establecida como una zona de tolerancia cero para la inmigración ilegal. En lugar de ser deportados solamente, aquí los inmigrantes son arrestados, juzgados y en ocasiones sentenciados a pasar periodos en la cárcel antes de ser expulsados del país. Al escuchar su nombre, Portillo Machado se declaró culpable. Luego le solicitó al juez que tuviera misericordia y fue sentenciado a 120 días de cárcel. El sistema entró en vigencias a fines del año pasado a lo largo de una zona fronteriza que incluye los poblados de Del Rio e Eagle Pass, ambos ubicados a orillas del río Bravo. Las autoridades federales lo han elogiado por la forma de aprovechar los recursos locales y federales para reforzar la seguridad fronteriza. Mientras que otros sectores fronterizos no aplicaban la ley al pie de la letra porque no tenían suficientes fiscales y espacio en las cárceles, las autoridades en la zona de Del Rio hallaron camas en otras partes de la región, asignaron a agentes federales para que ayuden a que los casos vayan a juicio y comenzaron a procesar a los ilegales en las cortes a razón de uno por minuto. Los activistas por los derechos de los inmigrantes han criticado esa práctica, bajo el argumento de que sólo traslada el problema a otras partes en la frontera y podría sacrificar las libertades civiles en nombre de la eficiencia. Pero algunos agentes no lo creen así. "No hay nada que estemos haciendo que no estuviera ya en los libros (de las leyes)", dijo Hilario Leal Jr., agente supervisor de la Patrulla Fronteriza en el sector de Del Rio. "No es nada nuevo. Sólo comenzamos a aplicar la ley". El sector de Del Rio también canceló la práctica generalizada de "detener y poner en libertad" que liberaba a la mayoría de los inmigrantes que no eran de origen mexicano, dándoles una hoja de papel donde se les ordenaba presentarse ante un tribunal migratorio federal un mes después y casi ninguno lo hacía. La mayoría de los mexicanos sin antecedentes penales que cruzan en sitios distintos al sector de Del Rio siguen siendo escoltados de nuevo hasta la frontera poco después de su arresto. Los que provienen de otros países son mantenidos en un centro de detención -no como delincuentes que estuvieran cumpliendo una sentencia- mientras se tramita el papeleo para devolverlos a sus países. Sin embargo, en el sector de Del Rio, todo inmigrante ilegal adulto -sin importar de donde provenga- es juzgado penalmente y expulsado de Estados Unidos después de cumplir su sentencia.

Descarga la aplicación

en google play en google play