Escúchenos en línea

Persecución contra inmigrantes ilegales es implacable

Sara Inés Calderón, El Nuevo Heraldo | 25 de Agosto de 2006 a las 00:00
A los inmigrantes indocumentados de otros países, además de México, ya no se les entregan sus papeles en el Valle del Río Grande para irse. El secretario de Seguridad Nacional, Michael Chertoff anunció el jueves que los llamados OTM están siendo detenidos en instalaciones nuevas y más grandes y se inician los procedimientos para retirarlos a sus casas. Chertoff estuvo en Mercedes para anunciar que el sector del Valle del Río Grande de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos –que tenía una porción más grande de inmigrantes OTM (además de mexicanos) que ninguna otra en el país— ha logrado un porcentaje de detenciones del 99 por ciento de estos inmigrantes, terminando efectivamente la práctica conocida como "catch and release", o capturar y poner en libertad. La frase se deriva de un procedimiento en que a los inmigrantes OTM se les ponía en libertad bajo su propia responsabilidad. Chertoff bautizó el nuevo trato como "catch and remove", o capturar y retirar. El plan para retirar a los inmigrantes no mexicanos ha tenido un "verdadero" impacto, según Chertoff, quien señaló que la Patrulla Fronteriza tiene actualmente el índice más bajo de aprehensiones de los últimos cuatro años. "Hemos visto verdaderos resultados", dijo, rodeado por los co autores de la legislación de inmigración, senadora Kay Bailey Hutchison, el diputado por Indiana, Mike Pence y el jefe del sector del Valle del Río Grande, Lynne M. Underdown. El anuncio llegó a tiempo aquí, con la reciente construcción del centro de detenciones del Condado de Willacy en Raymondville que eventualmente albergará a 2 inmigrantes no delincuentes. El inmueble será el más grande del estado, construido para albergar presos tanto masculinos como femeninos. El espacio para detención ha evitado desde hace mucho la aplicación más efectiva del retiro expedito, dijo Chertoff del proceso de deportación rápida para los inmigrantes no mexicanos. Sin embargo, nada más tener un lugar para albergar a los inmigrantes, no garantiza un proceso eficiente para ellos, dijo. "Nos dimos cuenta que esto era, por supuesto, sobre camas; pero era más que camas, es sobre cuánto tiempo va a estar ocupada esa cama", dijo. "El retiro expedito es una herramienta muy importante porque nos da la capacidad de reducir la cantidad de tiempo en que podemos procesar a alguien". El retiro expedito fue implementado en el Valle en el 2005 y se aplica a los inmigrantes de Honduras, Guatemala, Nicaragua, Brazil, Costa Rica, Ecuador y Perú. Los inmigrantes necesitan ser detenidos dentro de 100 millas de la frontera y dentro de un marco de tiempo de dos semanas o menos para calificar. Las instalaciones de Raymondville son un ejemplo local de cómo el espacio ha permitido a las autoridades de inmigración del Valle detener a los inmigrantes hasta que son procesados y deportados. Reducir el marco de tiempo de tres meses para la deportación a 20 ó 30 días, duplica o triplica la cantidad de espacio de cárcel disponible, dijo Chertoff y agregó que él apeló al Congreso para más camas. El sheriff del Condado de Willacy, Larry G. Spence, dijo que la cantidad de tiempo que son detenidos los internos en las instalaciones de Raymondville, no ha excedido los 28 días, según sabe. El promedio es de siete a 21 días, dijo. Actualmente hay ahí más de 500 internos. Alcanzará su capacidad máxima de 2 mil para finales de septiembre. Los dos o tres aviones llenos que entregan internos aquí, también reciben aquí sus audiencias y esperan a ser deportados. El abogado de inmigración de Harlingen, Jodi Goodwin tiene problemas con su éxito. A él le preocupa que la construcción del inmueble, el ansia del gobierno para nulificar una orden de la corte especificando el trato para los inmigrantes salvadoreños y todo el esfuerzo para retirar a todos los extranjeros deportables, pudiera tener un efecto negativo sobre los derechos de la gente detenida en esas instalaciones. "Se debe totalmente a esas instalaciones", dijo Goodwin sobre el índice de casi un 100 por ciento de detenciones de OTM en esta región. "Pero también se debe en parte a este movimiento masivo de individuos por el país". Las instalaciones de Raymondville están llenas actualmente de inmigrantes salvadoreños, todos hombres, "no he encontrado ninguna otra nacionalidad", dijo Goodwin y agregó que el Centro de Detenciones de Port Isabel esta lleno de mujeres salvadoreñas. Las autoridades simplemente no están llevando a estas instalaciones a nadie más que salvadoreños, dijo. Como abogado de inmigración, Goodwin tiene acceso a ambas instalaciones y efectúa presentaciones sobre derechos para los detenidos. La orden de la corte a la que se refiere es conocida como Mandato Orantes. Es el resultado de un caso que se originó en Port Isabel y que fue el primero presentado en 1982 desafiando el trato de los inmigrantes salvadoreños por funcionarios de inmigración. El caso alegaba que los agentes estaban activamente desalentando a los salvadoreños de solicitar asilo en Estados Unidos. Como resultado, se requirió al INS y sus sucesivas agencias informar a los salvadoreños de su derecho a solicitar asilo y a proporcionarles consejo, teléfonos, material para escribir y otros materiales legales. Goodwin considera que dado que los salvadoreños tienen acceso rápido a las presentaciones de derechos en el Valle, las autoridades están efectuando un "movimiento masivo" para que puedan llegar aquí, recibir su presentación y ser procesados rápidamente para su deportación. Los que no son salvadoreños son enviados al centro de detenciones en Pearsall para facilitar su deportación. "Sabían que iban a tener problemas para conseguir jueces para firmar las órdenes si no había una forma Orantes en el expediente", dijo Goodwin, refiriéndose al hecho de que las autoridades de inmigración se pusieron en contacto con abogados locales para empezar las presentaciones de derechos en el centro de Willacy. "Ellos están trayendo a los salvadoreños de otras partes del país para que puedan recibir sus órdenes de retiro tan rápido como sea posible aquí", alegó. En diciembre del 2005, El Departamento de Seguridad Nacional presentó una moción ante la corte federal de distrito, solicitando disolver el Mandato Orantes, mencionando específicamente la necesidad de acelerar el retiro de salvadoreños. Chertoff dijo que el mandato era una "desventaja" para la seguridad de la frontera. Las instalaciones del Condado Willacy son vistas aquí como una oportunidad económica y un buen medio para un fin necesario, disminuir la liberación rápida y desaparición de los inmigrantes indocumentados que tienen pendientes procesos legales. "La construyeron tan rápido", dijo Spence y agregó que él empezó a oír sobre las instalaciones de Willacy hace seis meses. "No veo que se detenga pronto". Inmigrantes indocumentados de El Salvador en el sector del Valle del Río Grande de la Patrulla Fronteriza Indocumentados Año Fiscal - Inmigrantes 2004 - 8,203 2005 - 20,199 Nacionalidad - Aprehensiones Salvadoreños - 26,763 Otros además de Mexicanos - 49,555 Total 101,701 Inmigrantes indocumentados de El Salvador en todo el país en la Patrulla Fronteriza Año Fiscal - Inmigrantes 2004 - 16.974 2005 - 39,309 Tomado de datos de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

Descarga la aplicación

en google play en google play