Escúchenos en línea

El «padre Hoyos», un «Quijote» moderno

Enrique Rubio, agencia EFE. Desde Washington. | 25 de Agosto de 2006 a las 00:00
El "padre Hoyos" encarna desde hace años la lucha de millones de inmigrantes que buscan el reconocimiento de EU, un trabajo que le ha valido la candidatura al premio Príncipe de Asturias de la Concordia. Entre las multitudes que inundaron las calles de Estados Unidos la pasada primavera para manifestarse en favor de los derechos de los inmigrantes, el rostro de este sacerdote católico fue uno de los más reconocibles, saludados y admirados. "Padre Hoyos" es el nombre por el que José Eugenio Hoyos, colombiano de 50 años, alto, moreno y cordial, prefiere ser conocido. Los medios estadounidenses no se han ahorrado calificativos elogiosos para este cura de la diócesis de Arlington (Virginia), quien ha llegado a ser considerado como "el ángel de los hispanos" por algún periódico de la comunidad latina. Pero su figura resulta también controvertida para muchos por su encendida defensa de los derechos de los inmigrantes. "Me han llegado insultos por parte de mis propios parroquianos, que no entienden por qué me he posicionado de esa forma", cuenta Hoyos en una entrevista con Efe. "Pero como le dijo Don Quijote a Sancho: 'Ladran los perros, señal de que avanzamos'", ironiza. Este adicto al trabajo, bastante menos ensimismado que el héroe cervantino, pero igual de idealista, trabaja rodeado de una docena de personas en su oficina de Arlington, muy cerca del cementerio militar. Pese a la candidatura para el Príncipe de Asturias, Hoyos asegura que su premio más deseado sería que se le conceda la amnistía a millones de inmigrantes indocumentados. "Exigimos un respeto para nuestra cultura hispana, ya que muchas veces nos hemos sentido considerados ciudadanos de segunda clase. Tenemos que demostrar que existimos", reclama. Y después de un verano de tranquilidad, la siguiente cita en las calles, recuerda Hoyos, es el próximo 7 de septiembre, cuando millones de personas están convocadas para reclamar al Congreso una solución al problema de los indocumentados. Esta identificación del sacerdote con los inmigrantes hunde sus raíces en sus propios orígenes en la ciudad colombiana de Buga, que abandonó de joven para estudiar en EU. "Mis hermanos dejaron Colombia y vinieron a EU porque fueron secuestrados y están amenazados por la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Así que sé muy bien qué significa ser un refugiado fuera de tu país",asegura Hoyos. También él, cuando regresa a su Colombia natal para visitar a su padre, se siente un auténtico proscrito, ya que apenas puede salir de casa sin temer por su seguridad. Tal vez por eso su trabajo se ha desarrollado fundamentalmente entre la comunidad salvadoreña de Washington, muchos de cuyos componentes llegaron a la capital de EU tras huir de la guerra civil que arrasó su país entre 1980 y 1992. Hoyos dedica palabras muy duras a los legisladores de la Cámara de Representantes, que aprobaron el pasado diciembre un proyecto de ley migratoria muy restrictivo y que sólo contiene medidas punitivas. La propuesta de ley del congresista republicano James Sensenbrenner, que apadrinó el proyecto, "es parecida a las tesis de Hitler", dice sin parpadear. Pese a todo, reconoce que las movilizaciones de la pasada primavera tuvieron algunos fallos, como la exhibición por parte de los inmigrantes de las banderas de sus países de origen. Pero antes que por su apoyo a la causa de los indocumentados, el "padre Hoyos" cobró relevancia en EU como el alma mater de MAPAVI, una asociación que ayuda a personas con pocos recursos a conseguir donaciones de órganos. Desde su fundación en 1992, explica Hoyos, MAPAVI ha conseguido unos 42 trasplantes para personas muy pobres, en un país en el que no tener seguro médico equivale poco menos que a la muerte si uno está gravemente enfermo. Por eso, la candidatura para los Príncipe de Asturias es, ahora más que nunca, un acicate "para luchar aún más por los pobres, ya que es un premio de mucho prestigio, como el Nobel en Latinoamérica, que nos honra por el amor que tenemos a España y al príncipe Felipe, que tanto ha trabajado por Centroamérica".

Descarga la aplicación

en google play en google play