Escúchenos en línea

Votantes latinos en E.UU cambiaron resultados en 2018 y podrían volver a hacerlo en 2020

Washington. Agencias | 3 de Marzo de 2020 a las 15:20

Cuando John Verdejo se mudó desde el Bronx a Carolina del Norte tenía como referencias el humor del programa de Andy Griffith y los inicios de la carrera de Michael Jordan, ninguna de ellas muy relevante para una familia puertorriqueña a mediados de los ´90.

Hace dos años vio cómo Raleigh eligió a su primer concejal latino, cómo los votantes latinos ayudaron a terminar con las duras políticas contra la inmigración del alguacil republicano del Condado Wake y ahora siente que esa energía continuará durante la campaña presidencial de Estados Unidos en 2020.

“Nunca he recibido más llamadas telefónicas, solicitudes de reuniones, reuniones de partidos, reuniones de candidatos”, de parte de quienes buscan captar el voto latino, dijo Verdejo, miembro del Comité Nacional Demócrata del estado.

Las 14 votaciones de la primaria demócrata el “Súper Martes” podrían poner a prueba la fuerza del voto latino, que dio forma a elecciones recientes en Carolina del Norte y cambió la tendencia de distritos legislativos en California en 2018, para influir en la carrera a la Casa Blanca.

Esta elección será la primera en que los latinos serán la minoría con mayor cantidad de votantes, cerca de un 13,3% de los inscritos habilitados, según estimaciones recientes del Pew Research Center.

Eso representa un aumento de un 80% respecto al 2000 y se compara con una participación de votantes negros que se ha mantenido relativamente estable en 12% desde esa fecha, mientras que la cantidad de votantes blancos ha caído unos 10 puntos porcentuales hasta un estimado de un 66% de los inscritos.

Eso es más importante, quizás, en un sistema presidencial estadounidense donde los resultados por estado deciden al ganador. Los votantes latinos, que suelen inclinarse por candidatos demócratas por un margen aproximado de dos a uno, podrían comenzar a volver más competitivos estados como Texas, Florida, Arizona y Carolina del Norte.

El presidente Donald Trump, un republicano, ganó todos esos estados en 2016.

“TENEMOS UNA GRAN VOZ”

Es algo que los candidatos y activistas demócratas han esperado antes, pero han resultado decepcionarse por el bajo número de inscripciones y de participación. Sin embargo, tienen razones para pensar que este puede ser su año, ante el rápido crecimiento en las cifras de latinos, dijo Mark Lopez, director de investigación de demografía y migración global de Pew.

Los 70,000 votos de latinos en Carolina del Norte en 2018, por ejemplo, representaron solo el 4% del total en el estado, pero la cifra fue el doble de lo visto en las elecciones legislativas de mitad de mandato de 2014. Con la gran cantidad de votantes jóvenes que se suman cada año, podría aumentar nuevamente.

Para cuando termine el “Súper Martes”, los estados que representan aproximadamente a la mitad de la población latina de Estados Unidos habrán votado, y es posible que ya estén influyendo en la primaria del partido.

Un sondeo de Pew a votantes latinos inscritos a nivel nacional mostró que sus principales prioridades incluyen un papel más fuerte del gobierno en la atención médica y un salario mínimo más alto, que coinciden con algunas de las políticas del senador estadounidense Bernie Sanders.

Eso puede haber ayudado a la sólida victoria de Sanders en Nevada. Su atractivo parece crecer en California, con gran número de votantes y donde perdió en las primarias demócratas de 2016 ante Hillary Clinton, quien tuvo un fuerte desempeño en el sur del estado.

Los latinos están ayudando a cambiar la geografía política tradicional de California, dijo Mark Baldassare, director del Instituto de Políticas Públicas de California, que descubrió que alrededor del 53% de los posibles votantes latinos preferían a Sanders.

“Es la economía, sus actitudes sobre el papel del gobierno y la inmigración”, dijo Baldassare. Motivados por la elección de Trump en 2016, los latinos votaron en números récord en 2018 y los analistas esperan ese se repita este año.

“Tenemos una gran voz en esta elección”, dijo Lizbeth De La Cruz Santana, una estudiante graduada de 29 años en UC Davis y quien ya votó por Sanders, en parte debido a su promesa de que pondrá fin a la deuda estudiantil y por su posición sobre temas de inmigración.

En Fresno, la ciudad de natal de Santana ubicada en el cinturón agrícola entre Los Ángeles y San Francisco en California, el ayuntamiento resultó con una mayoría de concejales latinos y demócratas en 2018, luego de décadas de dominio de republicanos blancos.

Para los votantes latinos, dijo el presidente del consejo municipal, Miguel Angel Arias, “la economía es un motor tan fuerte como la inmigración”. La mitad de los residentes de Fresno no son dueños de sus propias casas; más de la mitad tiene Medicaid.

“La floreciente economía nacional no ha beneficiado a muchas familias del Valle Central, especialmente a los latinos”.


Descarga la aplicación

en google play en google play