Escúchenos en línea

Un muerto y seis heridos por la Policía griega en la frontera

Atenas. Agencias | 4 de Marzo de 2020 a las 16:10

Se ha vuelto insostenible. En un intento desesperado por llegar a Europa, los más de 20.000 refugiados concentrados en la frontera se enfrentaron con pedradas a la Policía, que respondió con gases lacrimógenos, pero también con disparos. Al menos una persona fue herida en la pierna y otra murió por las armas de fuego de las fuerzas de seguridad griegas. Además, otras seis personas resultaron heridas, denunciaron ayer las autoridades turcas.

El presidente Recep Tayyip Erdogan -que provocó esta nueva crisis de migrantes al abrir sus fronteras para presionar a Europa-salió ayer a la defensa de los refugiados. En un discurso televisado, el mandatario turco acusó a Grecia de violar los tratados internacionales de derechos humanos y de “hundir los botes” y “disparar” a los refugiados.

"Los griegos, que lo intentan todo, desde ahogar a los refugiados, hasta matarlos a tiros, nunca deberían olvidar que quizás algún día serán ellos quienes pueden necesitar piedad”, dijo vehemente el mandatario durante un encuentro con los diputados del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP). Invocó el artículo 14 de la Declaración Universal de Derechos Humanos, que reconoce el derecho a buscar asilo en cualquier país en caso de persecución.

Erdogan insistió en que la UE debe apoyar sus “soluciones” en Siria si quiere resolver la crisis migratoria. Con ello se refiere a apoyo militar y luz verde de la OTAN para su operación en la norteña región siria de Idlib, donde Turquía ha perdido a medio centenar de soldados en la ofensiva del régimen de Bshar Al Asad.

Además, acusó a los europeos de “pisotear” los derechos de los refugiados. “Si los países europeos quieren resolver el problema, deben apoyar los esfuerzos de Turquía por soluciones políticas y humanitarias en Siria”, reiteró el presidente turco.

Erdogan dirigió también sus críticas hacia la Unión Europea por haber ofrecido ayuda financiera y material a Grecia para afrontar el intento de miles de refugiados y inmigrantes de entrar a su territorio desde Turquía. "Si vais a darnos (ayuda), adelante. Si no, no la deis. Pero no tratéis de engañarnos. Turquía ha gastado 40.000 millones de dólares en esto (la atención de los refugiados) y puede gastar otros 40.000", aseguró.

En el terreno diplomático, los ministros de Relaciones Exteriores de Turquía y Reino Unido, Mevlut Cavusoglu, y Dominic Raab, respectivamente, discutieron ayer en Ankara la actual operación turca en Idlib y la crisis migratoria hacia Europa. Durante una conferencia de prensa el ministro turco exhortó a Grecia y otros países de la UE a respetar el derecho internacional en el trato a los refugiados: “Grecia y los países de la UE están tratando de escapar de sus responsabilidades internacionales. No tenemos la obligación de mantener a nadie por la fuerza en Turquía”, dijo Cavusoglu.

“Los más recientes acontecimientos en Idlib han incrementado aún más la presión migratoria existente sobre nuestro país y no podemos aceptar un nuevo flujo migratorio”, señaló el jefe de la diplomacia turca. Mientras tanto, la guerra continua en Siria. Atrapados entre dos fuegos, la ofensiva gubernamental y la operación turca “Escudo de Primavera” los habitantes de Idlib siguen huyendo hacia la frontera norte con Turquía para escapar de las bombas.

Tras la muerte de un último soldado turco bajo fuego enemigo este martes, las fuerzas turcas respondieron “abriendo fuego contra 82 objetivos sirios en la región y logró neutralizar a 299 soldados sirios y dañar varios equipos militares”, según Ankara.


Descarga la aplicación

en google play en google play