Escúchenos en línea

La agencia encargada de atender a los niños separados en la frontera desconoce medida “tolerancia cero”

Washington. Agencias | 5 de Marzo de 2020 a las 15:46

Un reporte de la Oficina del Inspector General del Departamento de Salud y Servicios Humanos dado a conocer este jueves reporta que ni el Departamento de Justicia ni el de Seguridad Nacional notificaron a las agencias implicadas sobre la puesta en marcha de la política de 'tolerancia cero' y que la llevaron a cabo pese a que éstas les advertieron de la falta de preparación y del trauma que podía causar en los niños.

Ni el Departamento de Justicia (DOJ) ni el de Seguridad Nacional (DHS) notificaron de forma oficial y con antelación al de Salud y Servicios Humanos (HHS) sobre la implementación de la política de 'tolerancia cero', cuando se habían separado ya a algunas de las 2,654 familias que intentaban entrar a Estados Unidos a través de la frontera con México. La agencia encargada se enteró a mediados de abril de 2018 a través de los medios de comunicación que daban a conocer la noticia y más de una semana después de que el entonces fiscal, Jeff Sessions, había ordenado aplicar la medida a los funcionarios a su cargo.

"Las fallas en la comunicación entre agencias y las malas decisiones gerenciales internas tomaron de imprevisto a HHS para atender la política de tolerancia cero", se lee en los primeros hallazgos de un reporte presentado este jueves por la Oficina del Inspector General de HHS. "La política de cero tolerancia no se tocó en las reuniones de alto nivel sobre política migratoria entre agencias (...) El director de ORR (Oficina de Resasentamiento de Refugiados) manifestó que esperaba que DHS notificara a HHS de cualquier cambio de política, pero DHS no lo hizo", agrega.

Además de eso, cuenta, "funcionarios claves de HHS no actuaron ante las repetidas advertencias de su personal sobre la ocurrencia de la separación de familias y el posible aumento de los casos".

La consecuencia: el HHS quedó sin una estrategia clara para dar atención a decenas de cientos de menores de edad que entraron en su custodia repentinamente y tuvo que reaccionar abruptamente y con escasos recursos."Sin suficiente capacidad en camas, HHS no pudo siempre colocar a los niños separados de sus familias en centros de cuidado durante las siguientes 72 horas (como exige la ley), por lo que cientos quedaron inapropiadamente en custodia del Departamento de Seguridad Nacional", agrega el informe de 75 páginas.

Bajo la política de 'tolerancia cero', el entonces fiscal Jeff Sessions —quien la puso en marcha— buscaba procesar criminalmente al mayor número de inmigrantes que cruzaban la frontera ilegalmente. Las familias eran separadas: los adultos eran enviados a las cortes y los niños eran transferidos a albergues del HHS. Al final, todos iniciaban su proceso de deportación. Para octubre de 2017, ya el HHS trataba unos 700 casos de niños cuyos padres estaban en custodia de las autoridades migratorias sin sus hijos.

Fue hasta el 4 de mayo de 2018 que la secretaria interina de DHS, Kirstjen Nielsen, exigió en un memorando a los funcionarios de DHS que encausaran criminalmente a quienes cruzaran ilegalmente al país y los refirieran al Departamento de Juticia. Y el 7 de mayo fue cuando Sessions amenazó con que separarían a los niños de sus padres: "Si cruzan la frontera de forma ilegal, los procesaremos. Es así de simple", dijo.


Descarga la aplicación

en google play en google play