Escúchenos en línea

¿Por qué preocupan las pruebas de ADN de inmigrantes que tomará ‘La Migra’?

Washington. Agencias | 8 de Marzo de 2020 a las 12:30

La colección de muestras genéticas de inmigrantes indocumentados, ordenada este viernes por el Gobierno del presidente Donald Trump es “una escalada sin precedentes en la vigilancia de la población por parte del Estado”, afirmó Jorge Loweree, director del American Immigration Council.

El Gobierno confirmó la norma para recolectar y almacenar muestras de ácido desoxirribonucleico (ADN) de los inmigrantes indocumentados, una polémica medida que ya se aplica en la frontera a través de un programa piloto y que entrará formalmente en vigor en abril.

Más de cuatro meses después de proponer la medida el pasado 21 de octubre, el Departamento de Justicia publicó este viernes un aviso en el Registro Federal que indica que su regla definitiva sobre el tema se publicará el próximo lunes 9.

“Cientos de miles de personas que jamás ha cometido un crimen quedarán fichados, y los datos se pasarán a la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), donde quedarán para siempre”, dijo Loweree. “Esto es algo que debería preocupara a todos, tanto a los inmigrantes como a los ciudadanos”.

El registro en los archivos de la policía federal de Estados Unidos “da lugar a una posible estigmatización”, añadió Loweree. “¿Cuál será el impacto individual cuando en el futuro alguien vaya a buscar un empleo?”, se preguntó.

La norma emitida por el Departamento de Justicia indica asimismo que la recolección de material genético “se hace bajo la amenaza de procesamiento: si un individuo detenido se rehúsa a proveer la muestra, puede ser procesado”.

La recolección de datos genéticos de las personas bajo detención por parte de las autoridades de migración “no nos hace más seguros”, dijo Naureen Shah, de la Unión de Libertades Civiles (ACLU).

“Hace más fácil para el gobierno el ataque a las comunidades inmigrantes y nos acerca un paso más a una situación en la cual el gobierno golpeará las puertas de todos nosotros exigiendo muestras de ADN bajo la misma justificación defectuosa de que algún día podemos cometer un crimen”, añadió Shah.

Las agencias policiales y laboratorios forenses locales, estatales y federales tienen acceso al banco nacional de datos de la FBI, conocido como Sistema Combinado de Catálogo de ADN.

El pasado 6 de enero, la Patrulla Fronteriza comenzó a recolectar muestras de ADN de cualquier persona en su custodia a la que tomaba las huellas dactilares, y lo hace mediante el uso de hisopos o palillos de algodón que se pasan por la cara interna de las mejillas, según un documento oficial del Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

“La recogida de este ADN es solo para propósitos de (almacenarlo en) la base de datos del FBI, no para usarlo en ningún otro sentido. El DHS (del que dependen las agencias migratorias) no lo usará para nada”, afirmó este viernes un funcionario que pidió el anonimato, en una rueda de prensa telefónica.

Grupos como ACLU advierten, además, de que la norma podría repercutir en el almacenaje de ADN de estadounidenses, que a veces son detenidos temporalmente por error por parte de las autoridades migratorias.

El Gobierno de Trump defiende que cruzar la frontera de manera ilegal es ya un crimen en sí mismo, por lo que se siente con autoridad para recoger esas muestras de ADN.


Descarga la aplicación

en google play en google play