Escúchenos en línea

Deportaciones a El Salvador siguen con normalidad

San Salvador. Agencias | 12 de Marzo de 2020 a las 15:00

Estados Unidos ha tomado medidas drásticas contra la propagación del COVID-19, que ya ha causado 1,200 contagios y al menos 36 fallecidos en todo el territorio. El presidente Donald Trump anunció la noche del miércoles que quedan suspendidas a partir del sábado las entradas al país de viajeros procedentes de 26 países de Europa.  También recomendó a sus nacionales no salir, hasta nuevo aviso.

Mark A. Morgan, Comisionado interino de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) dijo este jueves por la mañana en una conferencia telefónica que incluso en la frontera el peligro del nuevo coronavirus es "muy real" y que la agencia está preparada para dar una respuesta, si fuera necesario.

Por el momento, todos los inmigrantes irregulares que cruzan la frontera son sometidos a los mismos procesos de toma de datos de rutina. Sin embargo, de darse algún tipo de alerta donde una persona presente síntomas, la Patrulla Fronteriza tendría que comunicarse con las autoridades sanitarias para darle seguimiento.

Morgan dijo también que las deportaciones desde Estados Unidos continúan con normalidad hacia Guatemala y El Salvador, países que hasta este jueves por la mañana no registran ningún caso positivo del COVID-19 en sus territorios. 

El presidente Nayib Bukele decretó este miércoles una cuarentena a nivel nacional, por la que extranjeros sin residencia en El Salvador no pueden ingresar. Quienes sí son salvadoreños pueden entrar al país pero haciendo una cuarentena de 30 días. El Gobierno contempla que estas restricciones duren 21 días, a partir de este jueves.

La regla abarca también a las personas salvadoreñas que sean deportadas, aunque todavía no está claro adónde serán llevadas a cumplir el aislamiento.  

"Sigue creciendo el número de países con coronavirus, así que el riesgo de salud en la frontera sur de Estados Unidos es muy real. Estamos trabajando con proveedores médicos, CDC (Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de los Estados Unidos) todos los días. Estamos trabajando con ellos para mejorar las condiciones de la frontera sur por el riesgo de salud, el objetivo es tomar oportunidades agresivas de contención. (Aduanas y Protección Fronteriza, Departamento de Seguridad Nacional, el Gobierno de Estados Unidos) estamos monitoreando y perseguimos agresivamente todas las oportunidades de contener, mientras la crisis sigue expandiéndose", dijo Morgan consultado sobre la emergencia por el nuevo coronavirus y la situación en la frontera.  

"CBP está listo, si fuera necesario, para tomar todas las medidas en la frontera sur para proteger no solo a los ciudadanos de Estados Unidos, sino a los ciudadanos de la región (por la inmigración irregular)", agregó.

"Los agentes de la Patrulla Fronteriza harán esa aprehensión de la misma forma que en un aeropuerto y, si lo consideran, llamarán a las autoridades médicas, si ese individuo (inmigrante) tiene síntomas (del nuevo coronavirus) se hará lo necesario", agregó el funcionario.

Morgan aseguró que las deportaciones continúan pero Estados Unidos buscará trabajar con las autoridades de salud de cada país para reducir riesgos y "mantener a todos nuestros países sanos".

"El coronavirus es como una crisis humanitaria, estamos trabajando bien en sostener nuestros lazos para que el impacto en México -y demás países- y Estados Unidos, ya sea coronavirus o de la inmigración, las enfrentamos como región", mencionó Morgan.

Tres grupos del Congreso de Estados Unidos enviaron una carta al director del Departamento de Seguridad Nacional (DHS, en inglés), Chad Wolf, agencia que controla a CBP y a Patrulla Fronteriza. Los congresistas pedían en esa misiva que se suspendieran todas las actividades de aplicación de la ley de inmigración en hospitales debido al brote de COVID-19.


Descarga la aplicación

en google play en google play