Escúchenos en línea

Iglesia de EEUUU apoya atención médica a todos los afectados por virus, aunque no tengan seguro médico

Los Ángeles, California. Vatican News | 13 de Marzo de 2020 a las 17:12

“Los Obispos de los Estados Unidos están rezando por los enfermos, los trabajadores de salud y por quienes corren el riesgo de perder sus empleos debido a la emergencia sanitaria del Coronavirus y expresan su apoyo al Congreso y a la Administración que están estudiando medidas de emergencia para contener el contagio y llevar ayuda a las personas más expuestas”, lo dijo Monseñor Paul S. Coakley, Presidente de la Comisión para la Justicia y el Desarrollo Humano de la Conferencia Episcopal de los Estados Unidos (USCBB), que en una declaración publicada ayer, subraya la importancia de prestar especial atención a las categorías sociales más expuestas a la enfermedad: los pobres, los ancianos, las personas sin hogar, los presos, los inmigrantes, los refugiados y las personas en condiciones precarias de salud.

“Los Obispos ya han expresado su apoyo a varias medidas en estudio: se trata de medidas para la seguridad alimentaria, la enfermedad remunerada, la asistencia adecuada a los inmigrantes, cualquiera que sea su situación, además de la ayuda a los trabajadores de bajos ingresos y a los que no tienen hogar y se encuentran en una situación de vivienda precaria”, se lee en el texto. La Iglesia de los Estados Unidos apoya en particular la extensión del acceso a la atención médica a todos los afectados por el virus, aunque no estén cubiertos por el seguro médico obligatorio. Esto, se subraya, "para salvaguardar la salud de todos".

Gratitud de los Obispos por los esfuerzos realizados

Para los Obispos americanos también es importante extender y fortalecer los programas nacionales de vivienda y asistencia alimentaria con la asignación de fondos extraordinarios, incluso, si es necesario, declarando el estado de emergencia nacional. En la misma perspectiva, se pide que se suspenda la aplicación de medidas restrictivas contra la inmigración ilegal en lugares "sensibles" como hospitales y clínicas.

En conclusión, Coakley expresa la gratitud del Episcopado Americano a los miembros del Congreso "por los esfuerzos realizados", instándoles a continuar en esta dirección para "llevar alivio a todos los que sufren del Coronavirus y sus consecuencias sociales, especialmente a los más necesitados". "Que el Divino Sanador - concluye - asista a los enfermos y nos traiga salud y paz".

La Conferencia Episcopal de México se dirige a las comunidades educativas

A través de un comunicado firmado por Monseñor Enrique Díaz Díaz, Obispo de Irapuato y responsable de la dimensión de pastoral educativa y de cultura de la Conferencia Episcopal de México, los prelados de este país lanzan un llamamiento dirigido a las comunidades escolares e institutos religiosos para que tomen medidas ante la declaración de pandemia por coronavirus declarada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El episcopado mexicano ha instado a las escuelas a "reavivar y consolidar los lazos de solidaridad y cuidado, principalmente de nuestros niños, niñas, adolescentes y jóvenes"

"Es tiempo de educar para el cuidado, de establecer medidas de higiene extremas (lavado continuo y a fondo de las manos, limpieza de superficies, evitar expandir nuestra saliva a través del beso, estornudos o a través de la tos, así como no tocarse la cara, entre las principales medidas), con el fin de prevenir el contagio del Coronavirus Covid-19", se lee en la nota.

Asimismo, el Obispo de Irapuato subraya que es tiempo de hacer una alianza entre directivos, "padres de familia, maestros y alumnos, con el fin de participar no sólo en el Colegio, sino en múltiples ambientes cercanos a éstos, para evitar la propagación de la enfermedad".

"La fe mueve montañas"

"Llamamos a los directores al diálogo constructivo, a la articulación de iniciativas solidarias, así como a la generosidad en el cuidado de toda la comunidad educativa. A los padres de familia, los exhortamos a salir al encuentro de los directivos para coadyuvar con los maestros en la vida de las escuelas. A los maestros, protagonistas insustituibles de la educación, mi aliento y exhortación para no sólo orientar en las medidas técnicas u operativas, sino, sobre todo, a reavivar los valores humanos más profundos. A los estudiantes, a escuchar, seguir las indicaciones y ser solidarios en el cuidado de la comunidad educativa", añade Monseñor Díaz.

Finalmente, el Episcopado de México invita a todos a la oración, al reconocimiento de que la fe mueve montañas y de que Dios, es el Señor de la Vida: "Que esta oración reavive nuestros corazones para servir con caridad y amplia generosidad, al más desprotegido. Imploremos a María Santísima de Guadalupe, su amor y fortaleza".


Descarga la aplicación

en google play en google play