Escúchenos en línea

El Gobierno francés requisa habitaciones de hotel para los sintecho

Paris. Agencias | 19 de Marzo de 2020 a las 14:57

El Gobierno francés ha comenzado a requisar habitaciones de hotel para alojar en ellas a personas sin hogar, según ha anunciado hoy el ministro de la Vivienda, Julien Denormandie. El objetivo de esta medida es evitar que entre el amplio colectivo de los sintecho se propague la epidemia de coronavirus y eso agrave la crisis sanitaria.

En París, las primeras habitaciones fueron puestas a disposición de las personas sintecho el miércoles por la noche. Se espera que, para el fin de semana, sean más de 170. En otras ciudades también se aplicará la medida.

Por motivos de seguridad e higiene, se prefiere que sean habitaciones individuales. Se habilitarán asimismo centros especiales para los sintecho sospechosos de estar infectados del Covid-19. La emergencia sanitaria convierte todavía en más insostenible el problema del colectivo. Se calcula que en Francia hay unas 250.000 personas en esta situación.

En Francia hay mucha inquietud por las condiciones en las prisiones, donde la interrupción de las visitas de familiares para evitar el contagio han causado enorme tensión entre los reclusos. Otro desafío son los centros que albergan inmigrantes bajo el estatus de retención administrativa por haber entrado ilegalmente en el territorio. Una posibilidad es dejarlos libres, pero tiene mucho riesgo porque deambularán por el país sin medios para subsistir.

Las severas limitaciones de movimiento se cumplen bien en general, pero hay excepciones. El presidente de la República, Emmanuel Macron, ha lamentado que demasiados franceses se tomen “a la ligera” la consigna de no salir de casa salvo lo imprescindible. Pero fue el mismo jefe de Estado quien, paradójicamente, tomó la decisión de celebrar el primer turno de las municipales el pasado domingo. La prefectura de policía de París y la alcaldesa, Anne Hidalgo, hicieron un llamamiento conjunto para “limitar los desplazamientos a lo estricto necesario”. En las localidades costeras del Atlántico y del Mediterráneo, los municipios cerraron playas y carriles bicicletas junto al mar ante el exceso de público. A estas zonas han acudido numerosas familias de grandes ciudades que prefieren pasar estos momentos en sus segundas residencias o casas de familiares. Los alcaldes se quejan de que hay un ambiente demasiado vacacional y que, si estas personas enferman, se colapsaran los hospitales.

Macron ha visitado hoy el Instituto Pasteur para dar ánimos a los investigadores en la búsqueda frenética de un remedio eficaz para el coronavirus, ya sea una vacuna o un fármaco. El presidente anunció que el presupuesto de investigación se aumentará en 5.000 millones de euros.

En el ministerio del Interior preocupan los factores no sanitarios de la crisis. Si el confinamiento se prolonga más allá de los 15 días iniciales previstos, como parece inevitable, hay peligro de problemas de orden público. Por ello se ha creado una célula de crisis que se ocupe de la prevención y de la adopción de eventuales medidas.

En el terreno económico, se dejan sentir los efectos sobre la mayoría de sectores. El ministro del ramo, Bruno Le Maire, dijo que se está planteando la reapertura de las librerías, hoy cerradas porque no se considera un comercio de artículos de primera necesidad. Pero la paradoja es que Amazon y otras plataformas en línea sí pueden seguir vendiendo libros. Los libreros presionan para reabrir, aunque la decisión supone riesgo sanitario porque las librerías son lugares donde la gente toca el producto, se detiene y charla. Según Le Maire, se estudian fórmulas sobre cómo hacerlo.

A pesar de la extraordinaria disminución del tráfico en el área parisina, la capital registra estos días niveles de contaminación altos, por razones meteorológicas. De no ser por el parón a la circulación que ha supuesto el confinamiento, se hubieran tenido que adoptar medidas para aliviar la polución.


Descarga la aplicación

en google play en google play