Escúchenos en línea

ICE confirma el primer caso de coronavirus y los detenidos se sienten desprotegidos

Washington. Agencias | 25 de Marzo de 2020 a las 15:46
ICE confirma el primer caso de coronavirus y los detenidos se sienten desprotegidos

En la misma celda que Alex* en un centro de detención del Servicio de Inmigración Aduanas (ICE), en Stewart, Georgia, duermen y conviven a diario 62 inmigrantes. Todos sin máscaras ni guantes y hasta hace unos días sin jabón para lavarse las manos. Están asustados porque no quieren contagiarse del coronavirus y es poco lo que pueden hacer. Estuvieron en huelga y tomaron la decisión porque además reclaman que sus custodios van y vienen de la calle sin tomar medidas para evitar la propagación del virus entre los más de 1,700 detenidos que puede albergar este lugar.

"Estamos en un riesgo mayor, hacinados en cada búnker, donde las camas están pegaditas unas de otras. No hay forma de que nosotros dijéramos: 'Oye, vamos a aislarnos de aquí o de allá'. No podemos porque somos como mil y pico de gente en este lugar", cuenta este hondureño por teléfono desde Stewart a Univision Noticias. "Los oficiales van y vienen, cambian sus turnos, pero nosotros no sabemos si vienen con la enfermedad, pueden estar asintomáticos y durar 12, 14 días regando el virus sin nosotros darnos cuenta", agrega.

Alex tiene dos meses encerrado en este centro de ICE, desde enero. La policía lo entregó porque al pararlo por una infracción de tránsito notó que tenía una orden de deportación en ausencia. Asegura que él y sus compañeros están al tanto de las noticias y al ver cómo avanza la pandemia —que ya suma más de 55,000 casos en Estados Unidos— sienten más temor.

"Estamos realmente desprotegidos (...) Aquí no tienen las condiciones médicas para atendernos si ese coronavirus fuera a darnos, practicamente nosotros estamos con nuestra vida pendiendo de un hilo".

En la misma situación se encuentra José*, recluido en el centro de detención de Prairieland, en Texas. Duerme en el mismo espacio con otras 80 personas, según sus cálculos. Por teléfono, él le contó a su esposa Magaly Arrieta que hay quienes tosen, mientras el resto se tapa para evitar contagiarse en caso de que esa tos pueda ser un síntoma de cononavirus.

"Desde que el coronavirus comenzó a escucharse más en las noticias, hace dos semanas, ellos pidieron máscaras y no se las dieron. Les dijeron que no, porque no tenían y así los dejaron", dijo Arrieta a Univision Noticias, al explicar que su esposo tiene dos meses en detención. "En cuanto empieza la tos deberían hacerles pruebas, pero no están haciendo nada al respecto".

En Louisiana, Karina Barzola contó a Univision Noticias —a través de un correo— que su hermano vive algo similar en otro centro de detención de ese estado. "Nos dice (cuando hablan por teléfono) que llevan días que no pueden asearse, no tienen jabón y que para darles una simple pastilla tienen que llenar una forma y tardan hasta una semana".

Este martes, a través de un comunicado, ICE confirmó lo que abogados y activistas ya temían: un mexicano de 31 años que se encuentra en la cárcel del condado Bergen, en Hackensack, Nueva Jersey, es el primer contagiado confirmado entre sus detenidos. La persona fue puesta en cuarentena y está recibiendo cuidados médicos, explican, sin dar mayores detalles de la forma en que pudo haberse contagiado. Informan que quienes estuvieron en contacto con él fueron reagrupados y están siendo monitoreados para descartar que puedan tener el covid-19.

Al confirmarse el caso, la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) replicó las advertencias de especialistas en salud pública: que aparecería el primer caso y, con él, comenzarían a sumarse sin freno nuevos contagios. "El sufrimiento y la muerte que se verá es innecesaria y prevenible", sentenció Andrea Flores, subdirectora de políticas de la división de equidad de la organización, que ha abogado porque se tomen medidas de contención inmediatas.


Descarga la aplicación

en google play en google play