Escúchenos en línea

Organización Aspira forma los líderes latinos del futuro en Florida

Tatiana Munevar y Chantal Abitbol. El Sentinel, sur de Florida. | 26 de Agosto de 2006 a las 00:00
Es miércoles por la tarde y los jóvenes comienzan a ordenar las sillas para la reunión que tendrá lugar en uno de los salones del grupo Aspira. De pronto se dan cuenta de que algo muy importante les está faltando: un líder. Cuando el consejero pide un voluntario, Julio Cárdenas levanta su mano y camina derecho hacia la silla reservada para los dirigentes. "Pido silencio para que comience la reunión", dice Julio, de 14 años, con una voz firme que todavía no ha madurado por completo, mirando seriamente a sus compañeros. Este no es el mismo Julio que ingresó por las puertas de Aspira -- un programa de apoyo a jóvenes hispanos en riesgo -- como estudiante de sexto grado, hace algo más de tres años. En esa entonces era tímido y se sentaba casi siempre en la parte de atrás del salón, más que todo a escuchar a los otros jovencitos. Pero ya no es así. Ahora él prefiere estar donde está la acción. Bien sea pasando una pelota de playa con sus compañeros antes de que comience la reunión, conversando, haciendo chistes o riéndose con ellos. "Yo soy activo y energético, pero sé cuando es tiempo de jugar y cuando hay que estar serio", dice Julio, de West Palm Beach, quien acaba de comenzar su primer año en la secundaria de Forest Hill. Eso es precisamente lo que lo hace ser un buen líder, además de su capacidad de escuchar y conciliar con sus compañeros. El caso de este muchacho no es único, según Cathy Anaya-Wolf, directora de Aspira en Palm Beach. "Muchos jovencitos están aprendiendo a usar bien sus cualidades de liderazgo y seguramente serán personas más educadas y líderes comprometidos con su comunidad", dice. Anaya-Wolf menciona además el caso de Anaili Medina, recién graduada de la secundaria de Lake Worth y quien tras una nominación de Aspira recibió una beca para sus estudios superiores y un señalamiento para formar parte por dos años del State Farm Insurance National Youth Board. Inspirado en el significado de la palabra (querer algo y trabajar por ello), Aspira de la Florida Inc. se estableció en 1981 y fue creado por un grupo de educadores y líderes comunitarios para combatir el bajo desempeño de los estudiantes latinos en las aulas, así como los altos niveles de deserción escolar. El capítulo de Palm Beach fue establecido en 1996, y hay también capítulos activos en Broward y en Miami-Dade. Cerca de 440 jovencitos de Palm Beach, entre los 11 y los 20 años, atienden las reuniones de dos horas semanales que se realizan a través de los Clubes de Aspira para hablar de temas como abuso de drogas y alcohol, embarazo temprano y pandillas juveniles. Del total de asistentes al programa, 62 por ciento son hispanos, 11 por ciento haitianos y 15 por ciento afroamericanos. Según Anaya-Wolf, un alto porcentaje de los muchachos atendidos por Aspira provienen de familias de bajos recursos económicos, con dificultades en la casa y problemas en el colegio. "Sin embargo cada uno de estos niños posee talentos, cualidades y una personalidad que necesita ser reconocida y desarrollada", explica. Julio está entre los escogidos. "Este es como mi segundo hogar. Ellos me han mostrado quién puedo llegar a ser", dice Julio, quien fue presidente del club de Aspira en su escuela en séptimo grado, vice presidente en octavo y sargento de armas durante la sesión de verano de este año. Más recientemente fue nominado para unirse al Concejo Juvenil de la Alcaldía de West Palm Beach, siendo el único latino del grupo de 14 estudiantes del condado elegidos para ayudar a West Palm Beach a descubrir los asuntos que importan a los jóvenes de la zona. El proceso para ingresar a Aspira es bastante sencillo. Si el joven asiste a una escuela que sea atendida por Aspira, allá encontrará un consejero que, con ayuda de profesores, padres y otros muchachos, seleccionará a los estudiantes que deseen ser miembros de los clubes Aspira de cada escuela. En promedio los clubes Aspira atienden a 400 muchachos al año y aunque permanentemente reciben solicitudes de diversas escuelas para expandir allí sus programas, no lo pueden hacer por limitaciones en las donaciones económicas que reciben para financiarse. Desde que llegaron al condado en 1996, Aspira ha rentado un espacio en la alcaldía de West Palm Beach, cuyo contrato se vence en diciembre de 2007. "Nuestra meta para el próximo año es recolectar los fondos necesarios para comprar una casa en la que podamos funcionar de manera permanente", explica Anaya-Wolf. "Sería como el santuario de Aspira para los jóvenes".

Descarga la aplicación

en google play en google play