Escúchenos en línea

EU admite negligencia por muerte de un preso salvadoreño

Washington. La Voz.com. | 1 de Mayo de 2008 a las 00:00
El gobierno federal de Estados Unidos reconoció su negligencia en el caso de la muerte de un inmigrante salvadoreño cuyo cáncer no fue diagnosticado durante casi un año que pasó en prisión. La familia de Francisco Castañeda, de 36 años, presentó una demanda luego que a éste se le negase una biopsia cuando estaba en la cárcel y posteriormente murió de cáncer. "Nosotros concluimos que hubo algunos problemas relacionados con la detención del señor Castañeda y eso llevó a nuestra admisión la semana pasada", dijo el portavoz de la fiscalía federal Thom Mrozek. La queja conlleva una compensación máxima de 250.000 dólares. "La admisión de responsabilidad por Estados Unidos es un reconocimiento de que no tiene defensa ante la denuncia de los demandantes de negligencia médica y muerte indebida", dijo Conal Doyle, un abogado que representa a la familia Castañeda. Doyle dijo que planea pedir al tribunal que declare inconstitucional la política por la cual se negó cuidado médico a Castañeda. Castañeda, un inmigrante ilegal de El Salvador, fue colocado bajo custodia de inmigración luego de cumplir una sentencia de ocho meses en una prisión estatal por posesión de metanfetaminas con intenciones de distribuir. Cuando estaba en el centro de detenciones de San Diego, Castañeda informó a las autoridades de inmigración que tenía una dolorosa lesión en el pene. Pese a recomendaciones de varios médicos, a Castañeda nunca se le hizo una biopsia y el salvadoreño nunca recibió tratamiento, a excepción de píldoras para el dolor, durante sus 11 meses en detención, indican documentos del gobierno. Una médica en la División de Servicios de Salud de Inmigración se negó a admitir a Castañeda en un hospital, diciendo que su agencia consideraba la biopsia "un procedimiento optativo exterior". Castañeda fue dejado en libertad el año pasado, fue a un hospital y allí se le diagnosticó carcinoma celular escamoso en metástasis. Murió en febrero. Castañeda declaró sobre su caso ante el Congreso el año pasado. En marzo, un juez federal falló que la negativa de tratamiento médico fue "un castigo más que cruel e inusual", lo que permitió a la familia presentar su demanda.

Descarga la aplicación

en google play en google play