Escúchenos en línea

Baja número de personas transportadas en vuelos de ICE

Washington. Agencia | 6 de Agosto de 2020 a las 11:39

Este año son pocos los detenidos que son transportados hacia y desde Yakima en los vuelos operados por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), en comparación con el año pasado. Los vuelos, que han sido motivo de controversia, continuarán hasta principios de 2021.

Los vuelos siguen operando desde la Terminal Aérea de Yakima en McAllister Field en medio de la pandemia de COVID-19, transportando personas desde el Centro de Procesamiento de ICE en el Noroeste en Tacoma, conocido como el Centro de Detención del Noroeste.

Desde enero hasta el 20 de julio, 28 vuelos operados por Swift Air han volado hacia y desde Yakima. Los vuelos generalmente arriban de Mesa, Arizona, pero también de Denver y Las Vegas, y salen con frecuencia a Las Vegas, además a Mesa y El Paso, Texas. Las personas llegan o son transportadas al Centro de Detención del Noroeste en Tacoma.

Este año, más de 100 detenidos han llegado en vuelos al aeropuerto y al menos 971 han salido, de acuerdo con cálculos del personal del aeropuerto.

La mayoría de los vuelos aterrizan los martes, aunque algunos también llegan los lunes y domingos.

Esas cifras son ligeramente inferiores a las registradas por la Red de Respuesta a Inmigrantes de Yakima (YIRN), un grupo de voluntarios con sede en el condado de Yakima que apoya a comunidades inmigrantes en el Valle de Yakima. Los datos registrados por YIRN estiman que al menos 169 detenidos arribaron y abordaron autobuses al Centro de Detención del Noroeste en Tacoma y alrededor de mil 29 detenidos llegaron del Centro de Detención del Noroeste y subieron a los aviones.

Los números de enero a julio de este año son mucho más bajos que el período del 7 de mayo a noviembre de 2019, cuando comenzaron los vuelos. Durante esos siete meses, YIRN estimó que más de 2 mil 850 personas fueron transportadas hacia o desde el aeropuerto de Yakima.

ICE señala en su sitio de internet que la pandemia ha cambiado algunas de sus operaciones, incluyendo el número de detenidos en instalaciones en el país y los procedimientos de detección implementados para proteger al personal y detenidos ante la COVID-19.

“La salud, bienestar y seguridad de los detenidos es una de las principales prioridades de la dependencia”, dice el sitio de internet de ICE.

Preocupaciones sobre los vuelos

El sitio de internet de ICE asegura que esa dependencia no realiza operaciones de cumplimiento de la ley acerca de instalaciones de atención médica, entre estas hospitales, consultorios médicos y clínicas de salud acreditadas, “excepto en circunstancias extraordinarias”.

“Las personas no deben evitar buscar atención médica porque temen la aplicación de la ley de inmigración civil”, se lee en el sitio de internet de ICE.

En marzo, ICE convocó a un grupo de trabajo de profesionales médicos, especialistas en control de enfermedades, expertos en detención y personal que trabaja directamente en las instalaciones, y utilizó la orientación de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades, a fin de evaluar quiénes, entre los detenidos, estarían en mayor riesgo de contraer el virus.

La evaluación hizo que más de 900 detenidos en todo el país fueran puestos en libertad en espera de sus procesos. La población detenida por ICE disminuyó en más de 7 mil personas desde el 1 de marzo, en comparación con el año pasado en el mismo periodo, informó ICE en su sitio de internet.

El sitio de ICE menciona que la Unidad de Seguridad y Salud Ocupacional de ICE trabaja para mejorar el distanciamiento físico y uso de equipo de protección personal, basándose en un plan de protección en una pandemia actualizado por última vez en mayo de 2017. ICE examina a nuevos detenidos y aísla a quienes presentan fiebre o problemas respiratorios. Los agentes también consultan con los departamentos de salud locales para evaluar la necesidad de pruebas y monitoreo, y las pruebas cumplen con las pautas de los CDC, dijo la dependencia.

Janke, integrante de YIRN, dijo que esas declaraciones no coinciden con lo que los miembros han presenciado. Janke aseguró que observó por primera vez a los detenidos con mascarillas en los vuelos en mayo y junio. Los miembros también notaron el uso inconsistente de equipo de protección personal por parte de los agentes, que lo usaban solo cuando trasladaban a los detenidos al avión, dijo Janke.


Descarga la aplicación

en google play en google play