Escúchenos en línea

Un mes después del anuncio, la Casa Blanca guarda silencio sobre la reforma migratoria

Washington. Agencia | 6 de Agosto de 2020 a las 11:40

A casi cuatro semanas del anuncio hecho por el presidente Donald Trump, de que traía entre manos un plan de reforma migratoria por méritos, sea por medio de una iniciativa de ley o una orden ejecutiva, la Casa Blanca guarda silencio y no aporta, ni detalles, ni fechas sobre el proyecto.

Durante una entrevista a la cadena Telemundo el 10 de julio, el mandatario dijo que se trataría de un decreto, aunque también dijo que sería “un gran proyecto de ley”, un camino que en ese caso deberá contar con el respaldo de ambas Cámaras del Congreso.

Pero ni republicanos, ni demócratas conocen los planes del presidente. “Sólo lo que hemos oído a través de los medios de comunicación”, dicen.

Lo último que se sabe sobre el tema lo publicó el miércoles la revista Forbes en su página digital. Se espera que Trump tome al menos “una acción más significativa sobre inmigración antes de las elecciones de noviembre”, indicó. Y se trata de la reforma migratoria por méritos, un plan que esgrime desde el comenzó de su presidencia en 2017.

La reforma migratoria de Trump fue redactada originalmente por su yerno, Jared Kushner. En mayo del año pasado el mandatario le dio su visto bueno, se basa en un fuerte componente de seguridad nacional y no incluye beneficios para la mayoría de los 10.4 millones de indocumentados que viven en el país.

El proyecto fue entregado al presidente durante una reunión celebrada a puertas cerradas en la Casa Blanca a la que asistieron Kushner y varios senadores republicanos, entre ellos David Perdue (Georgia), Mike Crapo (Idaho), Chuck Grassley (Iowa), Mike Lee (Utah), Tom Cotton (Arkansas), Martha McSally (Arizona) y Marsha Blackburn (Tennesse).

Perdue y Cotton son autores de un duro plan de reforma migratoria presentado en marzo del 2017 que, entre otras medidas, incluye eliminar la lotería de visas, crear un nuevo sistema de ingreso de extranjeros basado en méritos, reducir la inmigración por medio de la reunificación familiar, aumentar la capacidad de los centros de detención de indocumentados de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), incrementar las redadas y acelerar juicios y deportaciones de inmigrantes.

Los planes de Trump no tienen eco en las bancadas republicanas de la Cámara de Representantes y del Senado, menos en las filas demócratas. Y en ambas el presidente no tiene los votos suficientes para aprobar una propuesta de ley.

En la Cámara los republicanos son minoría y solo tienen 198 votos y necesitan 218. En el Senado, a pesar de ser mayoría, tienen 53 asientos y necesitan 60 para aprobar una iniciativa de ley. Ante este escenario, la única vía posible que le queda a Trump es un decreto, pero si lo hace expertos advierten que sería inconstitucional.

“Por ahora en el Congreso no hemos sabido nada de esta iniciativa”, dijo una fuente republicana de la Cámara de Representantes que habló con Univision Noticias bajo condición de anonimato.

“La preocupación del partido está centrada en la pandemia del covid-19 y en la discusión del nuevo paquete de estímulo económico”, agregó. “No hay tiempo para otra cosa”.

A la pregunta si estarían dispuestos los republicamos moderados a discutir y apoyar un plan de reforma migratoria que provenga de la Casa Blanca, la fuente dijo que “no hay tiempo. Es muy difícil, no lo creemos. Todo esto es una estrategia de campaña. Y en cuanto a respaldo, depende de lo que sea. Obviamente en un año electoral hay consideraciones políticas para tener en cuenta”.


Descarga la aplicación

en google play en google play