Escúchenos en línea

Alivian desnutrición de niños salvadoreños con plata de nostalgia

Miami. Agencia EFE. | 2 de Mayo de 2008 a las 00:00
Cientos de niños en las zonas rurales de El Salvador son rescatados de la desnutrición con fondos obtenidos del "negocio de la nostalgia" que promueve la adquisición de productos con motivos latinoamericanos en lugares de EEUU con presencia latina. El sistema es uno de los mecanismos de recaudación para el programa "Libras de amor", una iniciativa de la Salvadoran American Humanitarian Foundation (SAHF), con sede en Miami, y su contraparte en El Salvador la Fundación Salvadoreña para la Salud y el Desarrollo Humano (FUSAL). "Estamos expandiendo el programa a otros estados (de EEUU) donde hay salvadoreños. Nos estamos enfocando en promoverlo y en vender, entre comillas, productos como calcomanías, banderas y otros que tengan un sentido de nostalgia", dijo a Efe Carlos Reyes director ejecutivo de la SAHF, que este sábado celebra su 25 aniversario. Los productos también contienen motivos de otros países de América Latina para que más comunidades latinas contribuyan con su "granito de arena" a la ampliación del programa. "Hay calcomanías con una figura que tiene la camiseta del equipo de fútbol de México, otras con el lema 'Yo amo a Nicaragua'", precisó el directivo. Con un método similar lograron recaudar casi 1,3 millones de dólares en 2007, en la nación centroamericana, donde los productos se ofrecen en los supermercados. Reyes destacó que cada programa de "Libras de amor" cuesta "alrededor de 250.000 dólares al año" se han hecho cinco. "Libras de amor" es un programa integral de salud y nutrición que se centra en disminuir la tasa de desnutrición en niños menores de cinco años, mujeres embarazadas y lactantes del área rural salvadoreña. El 25 por ciento de los niños salvadoreños que viven las zonas rurales sufren de ese flagelo, según la SAHF. Los servicios que se ofrecen a los menores y a sus familiares incluyen control de salud, consulta nutricional y seguridad alimentaria. Para suministrar los servicios un equipo técnico integrado por médicos, nutricionistas, consejeras nutricionales y enfermeras, reside en las áreas atendidas. "Comenzamos a implantar el programa en 2004 y en la zona donde se puso en vigor, Apaneca, ya no existe la desnutrición", afirmó Reyes. El programa se ofrece en Santa Ana, San Julián, Ataco y Apaneca, en el occidente de El Salvador, y beneficia a unas 33.000 familias. Otra forma de recaudar es la gala anual que realizan con motivo del aniversario de la fundación que este año se llevará cabo este sábado en Miami, y en la que se subastarán artículos de los diseñadores Carolina Herrera y Yves Saint Laurent y de la tienda Tiffany & Company. Ambas organizaciones durante 25 años han distribuido cerca de 350 millones de dólares en asistencia humanitaria a su país incluyendo medicinas, equipos médicos y material de educación. Al tiempo que apoyan el trabajo de 34 hospitales, 276 clínicas, 63 orfelinatos y 91 centros de ancianos. La SAHF fue fundada en 1983 por un grupo de empresarios salvadoreños que huyeron de la guerra civil y se establecieron en Estados Unidos. "Al principio nos concentramos en conseguir ese tipo de insumos para ayudar a los hospitales y otras instituciones cuando la guerra civil estaba terminando. Tuvimos una guerra de doce años y en circunstancias como esas hay un deterioro muy grande de servicios", recordó el directivo. Después crearon FUSAL "para asegurar que todo lo que se estaba enviando desde aquí llegara en forma responsable a las personas que lo necesitaban". Anualmente prestan servicios a más de 150.000 personas directamente mediante programas integrales que son creados de acuerdo con las carencias que las fundaciones observan en las comunidades. Según Reyes, la fundación fue una de las primeras en Centroamérica en tener en Estados Unidos una organización de "salvadoreños para salvadoreños que conocen las necesidades del país y tienen interés en que haya un Salvador mejor".

Descarga la aplicación

en google play en google play