Escúchenos en línea

Entrampados más de 10 millones de ilegales en EEUU

Diario La Vanguardia. | 26 de Agosto de 2006 a las 00:00
Millones de personas están entrampadas en Estados Unidos a causa de un debate migratorio que parece no tener fin y que las hace rehenes de los intereses políticos y electorales de los partidos en pugna por el poder en el país. Cálculos de la Oficina de Estadísticas sobre Migración del Departamento de Seguridad Interna indican que en esta situación se encontraban hasta el 1 de enero de 2005 cerca de 10 millones 500 mil extranjeros. Los llamados ilegales se incrementaron notablemente en la geografía estadounidense, pues en el 2000 sólo eran ocho millones 500 mil personas. La carencia de mano de obra no calificada en el país hace que los inmigrantes se encuentren repartidos por todo el territorio nacional y en las más diversas actividades. Aseguran las autoridades que las manos de los indocumentados están en las empacadoras de Nebraska, en los restaurantes de Nueva York, en el negocio avícola de Georgia, en las Carolinas y en Maryland, entre otros lugares. Eso, unido a que la agricultura de California y Florida, colapsarían sin los braceros mexicanos y centroamericanos, es una muestra del fenómeno. Recientemente, el demógrafo William Frey, del Brookings Institution, declaró al diario Los Angeles Times que la inmigración y la diversidad van de la mano en el país. Sin embargo, en esta diversidad, los "sin papeles" siempre llevan la de perder, pues realizan las labores más pesadas y mal pagadas que los estadounidenses rechazan. Tradicionalmente los inmigrantes latinos ocuparon sectores productivos como la agricultura, ciertas industrias, sobre todo procesadoras de carne, pollo y pescado, los servicios, y ahora, en forma creciente en la industria de la construcción. Pese a la represión que enfrentan, estas personas no interrumpieron su marcha en busca de oportunidades que les son negadas en sus países y que escasearán más con la entrada en vigor de los llamados Tratados de Libre Comercio. Así, y pese al miedo que causaron los atentados terroristas de septiembre de 2001, el flujo se mantuvo. Según el Centro de Estudios de Inmigración, dos millones 300 mil personas extranjeras se unieron a la fuerza laboral estadounidense desde el año 2000. Los especialistas consideran que la inmigración está en constante incremento y que es poco probable que disminuya. La causa principal de esto es que los indocumentados permiten que el país mantenga su posición económica en un mundo cada vez más competitivo, opinan especialistas. Esto, agregan, mantiene entrampados a los inmigrantes en el país a la vez que ayuda a que la economía estadounidense salga de sus crisis recurrentes.

Descarga la aplicación

en google play en google play