Escúchenos en línea

Gana terreno un nuevo plan contra los labriegos. Varias ciudades se unen a esta medida

AFP y Notimex. Desde Washington. | 28 de Agosto de 2006 a las 00:00
Un creciente número de ciudades de Yakima, Washington, en la costa noroeste, a Avon Park, Florida, hicieron un frente contra la inmigración de indocumentados con propuestas que influyan en la resolución de asuntos pendientes del gobierno federal. Mediante ordenanzas que en algunos casos fueron ya apeladas en las cortes, las autoridades buscan limpiar sus comunidades de inmigrantes, prohibiendo que les renten lugares donde vivir, que reciban contratos laborales y acceso a servicios públicos. En el caso más reciente, el alcalde de Hazelton, Pennsylvania, Louis J. Barletta, promovió una ordenanza aprobada después por el concilio de la ciudad, que impone una multa de mil dólares diarios a quien rente propiedades a inmigrantes indocumentados. Además de revocar licencias a cualquier comercio que les dé empleo, ratifica el inglés como el idioma oficial, prohibiendo que los empleadores que traduzcan a cualquier otro idioma documentos sin contar con la autoriza- ción de la ciudad. Audiencias Para Berletta, nieto de inmigrantes italianos, las medidas aprobadas en esa ciudad, en los linderos con Nueva Jersey, están orientadas a convertir a la comunidad "en el lugar más difícil para los inmigrantes en Estados Unidos". Adicionalmente, la legislatura estatal planea dar inicio a audiencias para considerar varias medidas tendientes a impedir que los inmigrantes ilegales tengan acceso a servicios públicos, siguiendo el ejemplo de estados como Arizona, Georgia y Colorado. El congresista estatal demócrata Tom Yewcic dijo que las medidas son la respuesta a la renuncia del gobierno federal para "asumir su responsabilidad, y por ello nosotros tenemos que proteger nuestras fronteras".

Descarga la aplicación

en google play en google play