Escúchenos en línea

La inmigración resulta un tema espinoso en las campañas políticas

Suzanne Gamboa, agencia AP. Desde Washington. | 29 de Agosto de 2006 a las 00:00
Los candidatos a cargos electivos se ven en figurillas para captar la esencia del debate sobre inmigración en sus avisos políticos sin contrariar a los votantes hispanos. Un aviso crítico a Stephen Laffey, que desafía a Lincoln Chafee por la candidatura republicana senatorial al cargo que éste ocupa en Rhode Island, provocó refunfuños entre los hispanos. El aviso censuró a Laffey, alcalde de Cranston, por permitir que la policía de la ciudad aceptase como identificación las tarjetas emitidas por el gobierno mexicano. El vocero de Chafee no formuló comentarios sobre el aviso. La campaña de Laffey lo calificó como un ataque insensible a los intentos del alcalde por comprender a la "gente que lucha y que trata de lograr una vida mejor". El Comité Nacional Senatorial Republicano dijo que el aviso, que patrocinó, plantea cuestiones legítimas. "Este aviso alude a nuestra seguridad nacional, y responde a preocupaciones planteadas por el FBI", dijo el vocero Dan Ronayne. Las encuestas indican que Laffey y Chafee están parejos en una puja electoral que ha suscitado atención nacional. El ganador de la primaria republicana probablemente enfrentará al ex secretario de justicia Sheldon Whitehouse en las elecciones de noviembre. El debate sobre inmigración quedó pendiente cuando el Congreso entró en receso veraniego. En vez de negociar un compromiso sobre los proyectos muy diferentes aprobados por la Cámara de Representantes y el Senado, republicanos y demócratas se han trenzado en disputas en torno a la inmigración en audiencias y en avisos proselitistas. "Ambos partidos se han pasado de la raya", afirmó Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza, que propugna poner fin a dichos avisos. "La cuestión de qué hacer sobre la inmigración es válido para esta elección, pero no condenar a toda una comunidad". La puja electoral de Chafee y Laffrey no es la única afectada por este problema. Por ejemplo: –En el primer aviso de su campaña, el senador republicano Rick Santorum se jactó de su herencia de inmigrante, pero afirmó que actualmente algunos inmigrantes tienen motivos siniestros para entrar en el país y resalta cómo ha tratado de reforzar la seguridad fronteriza. El aviso se propuso apelar a los votantes preocupados de perder sus empleos ante los inmigrantes. –Otro senador republicano, Jon Kyl, de Arizona, elogió su obra antiterrorista en su página en la internet. El aviso incluye una fotografía suya en el desierto cerca de dos vehículos similares a los de la Patrulla Fronteriza. Los críticos dicen que la escena semeja la frontera con México. –Se cree que el republicano Brian Bilbray selló su victoria en una puja electoral en junio en California para ocupar la banca del ex representante Randy Cunningham, caído en desgracia, con un aviso sobre inmigración que sugiere que la demócrata Francine Busby estimulaba a votar a los inmigrantes ilegales. Hasta los avisos de internet han provocado indignación. Sin comentarios, el Comité de la Campaña Senatorial Demócrata recientemente retiró un aviso que los hispanos tanto republicanos como demócratas consideraron ofensivo porque presentaba imágenes de dos personas que intentaban cruzar una cerca fronteriza entre un video de Osama bin Laden, el líder de al-Qaida, y el líder norcoreano Kim Jong Il. El aviso preguntaba "¿Se siente seguro?" Los avisos que atacan a los inmigrantes son motivo de preocupación porque anticipan cómo gobernará un candidato, dijo Marcelo Gaete, director ejecutivo de programas en la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Designados. "Si uno se presenta con una táctica extrema en torno del serio problema de la reforma inmigratoria, así es como lo va a encarar", agregó. El aviso en internet disgustó tanto a la concejal Carol Alvarado, mexico-estadounidense de Houston, que envió una carta al titular del comité, el senador Charles Schumer. Alvarado, que dice ser muy leal a su partido, opinó que equiparar los inmigrantes ilegales a los terroristas armados de bazucas atenta contra la buena relación de los demócratas con los hispanos. "Es un camino resbaloso si no se lo recorre cuidadosamente", agregó. "Si uno se fija en los ataques del 11 de septiembre, no son gente que cruzó la frontera mexicana. Son gente que entró por nuestros aeropuertos". El senador estatal Juan Pichardo, dominicano-estadounidense, también censuró el aviso crítico de Laffey. "Para mí y la comunidad hispana e inmigrante, es un aviso malintencionado, divisivo y que no tiene lugar en Rhode Island", su estado, dijo. Destacar los aspectos positivos de la hispanidad –familia, cultura, futuro– es el mejor modo de llegar a esa comunidad, aun con avisos negativos, observó Lorena Chambers, fundadora de la agencia de publicidad Chambers López & Gaitan. Para la campaña presidencial de John Kerry en el 2004, Chambers creó un aviso premiado que censuró las políticas educativas del presidente George W. Bush, pero que presentó a la vez a una hispana junto con su madre. Frank Guerra, que ayudó a producir un aviso para la campaña presidencial de Bush, dijo que crear avisos para los hispanos es complicado debido a la diversidad de la población. Sus posiciones sobre la inmigración son igualmente variados. "Es engañoso y precario independientemente de lo que uno haga. Uno va a satisfacer a algunos e indignar a otros", dijo Guerra, fundador de la firma de comercialización y comunicaciones Guerra DeBerry Coody.

Descarga la aplicación

en google play en google play