Escúchenos en línea

Obama insta a latinos y negros a no pelearse por pequeñeces

Washington. Agencia EFE. | 23 de Mayo de 2008 a las 00:00
El senador demócrata Barack Obama aseguró en entrevista con Efe que los latinos y los negros deberían dejar de pelearse "por pequeñeces" y luchar por intereses comunes, como el seguro médico universal y una mejor educación. "Necesitamos trabajar juntos, no pelearnos por pequeñeces", explicó el senador de Illinois en su primera entrevista con un medio escrito en español. Los dos colectivos compiten a menudo por los mismos trabajos poco cualificados, lo que ha alimentado las tensiones entre ellos. Así, una encuesta publicada en enero por el centro Pew señalaba que casi la mitad de los negros dice que los inmigrantes reducen sus oportunidades laborales y que un 30 por ciento de los latinos cree que las relaciones con los afroamericanos son tensas. Otra encuesta de finales del 2007 de New America Media apuntaba que un 51 por ciento de los afroamericanos piensa que los latinos les quitan tanto trabajos como poder político y constataba que un 44 por ciento de los latinos tiene miedo a los afroamericanos, a los que identifican con una elevada criminalidad. Obama se hizo eco de esas tensiones durante la conversación con Efe, en la que insistió, de todos modos, en que "lo importante es reconocer que es mucho más lo que latinos y afroamericanos tienen en común que lo que los separa". El aspirante a la Casa Blanca señaló, en ese sentido, que los dos grupos "sufren de falta de seguro médico". Afirmó que de convertirse en presidente buscará aprobar un seguro universal de salud. Destacó, asimismo, que de ganar las elecciones el próximo 4 de noviembre impulsará una educación de calidad para los niños negros y latinos, lo que implica, dijo, invertir en educación primaria, mejores salarios para los profesores, y actividades extraescolares y programas de verano que reduzcan la deserción escolar. "El conseguir que la universidad sea más asequible es algo que también preocupa mucho a los dos grupos", apuntó Obama, quien dijo querer ofrecer un crédito educativo de 4.000 dólares anuales a cada estudiante. Entre sus planes figura también la aprobación del Dream Act, un proyecto de ley que permitiría a los alumnos indocumentados que destacan por su trayectoria escolar y que desean servir en el ejército o ir a la universidad el conseguir estatus legal. Obama también expresó su intención de aumentar el salario mínimo y las oportunidades de formación laboral, "para que los trabajadores afroamericanos y latinos puedan conseguir trabajos que les permitan mantener a sus familias". Por lo demás, Obama, favorito a hacerse con la candidatura presidencial demócrata, reiteró que buscará una vía para garantizar la ciudadanía a los 12 millones de indocumentados que se calcula viven en Estados Unidos. "Creo que es importante que tengamos una sólida seguridad fronteriza y que penalicemos a los empresarios que contratan de forma intencionada a indocumentados, pero también creo que tenemos que buscar una vía para la ciudadanía" para los que no tienen papeles, concluyó el hombre que aspira a convertirse en el primer presidente negro de EEUU. Durante la entrevista, expresó su voluntad de dialogar con "toda" América Latina, aunque dijo que pedirá a Venezuela cuentas por su relación con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y prevé que la relación con Cuba avance en pequeños pasos. "Tendremos que dar toda una serie de pasos, obviamente, antes de tener ninguna conversación diplomática seria", indicó. Recalcó, de todos modos, su convicción de que es necesario que EEUU vuelva a involucrarse en una "diplomacia enérgica" con la comunidad internacional. Obama señaló, en julio del año pasado, que estaba dispuesto a reunirse "sin condiciones" no sólo con el presidente venezolano Hugo Chávez y el líder cubano Raúl Castro, sino con otros jefes de Estado más polémicos como el iraní Mahmoud Ahmadinejad. Esas declaraciones han sido objeto de polémica en EEUU, cuya línea oficial se opone ahora a dialogar con esos "adversarios". Obama afirmó que no seguirá los pasos de la actual Casa Blanca, que se ha caracterizado, dijo, por "juzgar a sus aliados en función de si respaldaron o no la agenda del (presidente George W.) Bush".

Descarga la aplicación

en google play en google play