Escúchenos en línea

Policía no perseguirá trabajadores inmigrantes

Mario Guevara, de Diario Atlanta Latino. Desde Atlanta, Georgia. | 31 de Agosto de 2006 a las 00:00
Aun con la entrada en vigor de la ley contra la inmigración ilegal SB 529 (julio 2007), la policía no está dispuesta a perseguir, apresar y presentar ante las autoridades migratorias a personas honradas y trabajadoras que carecen de documentos, según el jefe del Departamento de Policía de la ciudad de Doraville, John King. Durante un taller educativo, organizado la semana pasada por el Consulado General de México en Atlanta, el funcionario fue enfático en señalar que está preparando a sus oficiales para ejercer dicha ley –policías podrían actuar como agentes de inmigración-, pero exclusivamente contra aquellos que están involucrados en el tráfico y comercio ilícito de drogas, contra quienes golpean a sus esposas y manejan bajo efectos del alcohol, entre otros delitos. "Esa es la gente a la que queremos castigar. Después que los detectemos los llevaremos ante la justicia para que paguen por sus crímenes y posteriormente ante la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración de Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés) para que sean deportados a sus países de origen", afirmó King. El funcionario destacó su deseo de enviar un mensaje claro a los criminales: "Que sin importar el estatus social o legal que tengan, la Policía no está dispuesta a tolerar a los extranjeros que quebranten las leyes; pero que protegerá más que nunca a los inmigrantes que se dedican a trabajar para el sostén de sus familias aunque estos sean indocumentados". El oficial de policía de mayor rango en Doraville, aseguró que los esfuerzos de su departamento no serán enfocados en enviar a USCIS a quienes manejan sin licencia de conducir, ya que está consciente de que conducen así, no porque quieran, sino porque no pueden obtenerla. "Aunque esa ley (SB 529) nos facultará para reportarlos con inmigración (a los conductores indocumentados que sean arrestados), trataremos a toda costa de que eso no suceda, porque no hay razón para castigar a la gente honesta. Pero cuando detengamos a personas acusadas de robo, posesión de drogas, violencia doméstica o por conducir bajo la influencia del alcohol u otras drogas, ellas sí afrontarán serias consecuencias", añadió. POCAS DENUNCIAS A pesar de que el condado de DeKalb, y la ciudad de Doraville, están considerados entre los más internacionales del estado, por la gran cantidad de latinoamericanos y asiáticos que en ellos residen, las denuncias de crímenes son relativamente bajas en comparación con años anteriores, según King y el oficial José Ayala, director de Asuntos Latinoamericanos de la Policía de DeKalb. "Cada vez menos hispanos se atreven a denunciar ante las autoridades cuando son víctimas o testigos de algún crimen, sabemos que es porque temen que se indague sobre su estatus migratorio y ese temor vano los vuelve más vulnerables", señaló King. Ayala, por su parte, reconoce estar de acuerdo con las declaraciones de King, pero indica también que la barrera del idioma sigue siendo un enorme obstáculo en la comunicación entre oficiales y colonias de inmigrantes. Así, informó que quiere contratar más agentes bilingües. Además, Ayala inició hace varios meses una campaña para coordinar esfuerzos con civiles y convertirlos en vigilantes de sus propias comunidades. "Hay un grupo de sujetos afroamericanos que aprovechando la oscuridad de la noche y conociendo que a los hispanos no les gusta entablar denuncias, los asalta en las calles y hasta en sus propias casas. Nuestra campaña educativa consiste en adiestrarlos para que detecten los movimientos sospechosos y tengan confianza en las autoridades", dijo Ayala. El oficial se declaró ante más de una docena de representantes comunitarios que asistieron al evento como "un amigo" interesado en evitar que la comunidad se convierta en víctima de abusos y crímenes.

Descarga la aplicación

en google play en google play