Escúchenos en línea

Suben denuncias de criminalidad contra indocumentados EU

Washington. Agencia EFE. | 3 de Junio de 2008 a las 00:00
La criminalización de los inmigrantes indocumentados, como demuestra el creciente número de extranjeros en centros de detención, puede sumar puntos en un año electoral pero no corrige el problema de la inmigración ilegal, según expertos. Las denuncias de que los extranjeros "sin papeles" en EEUU se han convertido en el blanco predilecto tanto de las autoridades federales como de grupos anti-inmigrantes vienen de todas partes, pero no parecen hacer mella en las acciones policiales emprendidas por el Gobierno federal. De hecho, las autoridades del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) tienen como meta expulsar a todo extranjero indocumentado y detenido en los puertos de entrada al país para 2022, en el marco de un plan estratégico denominado "Endgame". Los "expulsables" incluyen a inmigrantes con antecedentes criminales, según explica en su página de internet el DHS. Ese plan, sin embargo, afronta enormes retos que van desde la cantidad de "expusables" hasta la escasez de recursos y la escasa cooperación de gobiernos extranjeros, según DHS. Mientras tanto, a falta de una reforma migratoria, continúa el asedio contra los inmigrantes clandestinos. Desde las redadas masivas en viviendas y centros laborales hasta informes de privaciones, maltrato y negligencia médica de los inmigrantes en centros de detención "está claro que las comunidades inmigrantes están bajo ataque", dijo este martes a Efe Douglas Rivlin, portavoz del Foro Nacional de Inmigración (NIF). "Es como si el secretario de Seguridad Nacional, (Michael) Chertoff, le dice al Congreso y al país que, tras el fracaso de la reforma migratoria el año pasado, ahora verán cómo se aplica la mano dura contra los indocumentados", agregó. Esa mano dura incluye, además de centenares de medidas locales y estatales, policías que hacen las veces de agentes de inmigración, muros en la frontera sur, y la ampliación de cárceles y centros de detención de inmigrantes en la frontera y al interior del país. Para grupos defensores de los inmigrantes, entre ellos el NIF, Casa de Maryland o "America's Voice", sobran las pruebas de la criminalización de los indocumentados y de quienes les ayudan. Casa de Maryland, pidió este martes que el FBI investigue las amenazas de bomba y las amenazas de muerte que sus activistas recibieron, por correo o por teléfono, a lo largo del mes pasado, sólo por ayudar a los inmigrantes. Para el diario "The New York Times", las medidas contra la población indocumentada son indicios de que esta nación creada por inmigrantes se está volviendo un país "irreconocible". En un editorial publicado este martes, el diario criticó con dureza las medidas del Gobierno y destacó la ironía de que a los indocumentados se les explota, pero a la vez se les condena por su "ilegalidad" y se les niega la posibilidad de una vía hacia su legalización. La lista de quejas no para allí: los condados y localidades con espacio libre en sus cárceles se frotan las manos para conseguir contratos federales para albergar a los indocumentados; hay planes para construir más centros de detención, y la propia policía en muchos sitios ya está exigiendo "papeles" al detener a los extranjeros. La estrategia actual, ideada por grupos que buscan restringir la inmigración en EEUU y apoyada por los republicanos y algunos demócratas, "es condenar a millones al temor y a la pobreza", enfatizó el rotativo. El mensaje de esos grupos, a fin de cuentas, es que los indocumentados "no merecen ni derechos, ni misericordia ni esperanza", argumentó. Aunque las estadísticas oficiales en algunos casos demuestren lo contrario, esos grupos no se cansan de repetir que los indocumentados son una carga pública, no pagan impuestos y no quieren integrarse plenamente a la sociedad. Pero, aparte de aislar y convertir en parias a los nuevos inmigrantes -ya se hizo antes con los chinos, irlandeses, católicos y descendientes de japoneses-, las medidas del siglo XXI sólo suponen un despilfarro de las arcas del Estado, puntualizó el "New York Times. El Congreso ya está tomando cartas sobre el asunto y, en cumplimiento de su función de supervisar las acciones del Ejecutivo, ha convocado audiencias para analizar el panorama actual de la lucha contra la inmigración ilegal. Mañana mismo habrá una audiencia para investigar los problemas en los centros de detención donde languidecen miles de indocumentados.

Descarga la aplicación

en google play en google play