Escúchenos en línea

Preocupa aumento de secuestros de indocumentados en Phoenix

Phoenix. Agencia EFE. | 5 de Junio de 2008 a las 00:00
Como un negocio de "compra y venta" de seres humanos calificaron las autoridades las operaciones de contrabandistas que secuestran inmigrantes indocumentados y los mantienen en casas de seguridad en la capital de Arizona. El año pasado, la oficina del fiscal del condado Maricopa, Andrew Thomas, registró un incremento de más del 90 por ciento en los casos de secuestro presentados por esta dependencia ante los tribunales en comparación con 2006. En 2007 la oficina del fiscal presentó 224 casos relacionados con secuestro, la mayoría de los cuales involucra tráfico de indocumentados, frente a 117 de 2006. "Gran parte de estos casos se están presentando en la ciudad de Phoenix", dijo este jueves a Efe Miguel Martínez, vocero de la fiscalía del condado Maricopa. "Aún tenemos varios casos pendientes del año pasado que todavía no llegan al tribunal, por lo que estas cifras pueden ser mayores', agregó. La sentencia promedio de una persona acusada de secuestro es de 4,5 años de prisión, sino existe otro cargo en su contra. Phoenix es considerada por el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) como la "capital" de las casas de seguridad en el país, ya que esta ciudad registra anualmente el mayor número de descubrimientos de esta vivienda donde retienen a los indocumentados hasta trasladarlos a su destino final o en espera del pago de un rescate. Reportes sobre el hallazgo de las también denominadas casas-bodegas y el rescate de inmigrantes indocumentados son frecuentes por parte de la Policía de Phoenix y el Departamento de Seguridad Pública de Arizona, entidades que forman parte de la recién formada multiagencia IMPACT, cuyo objetivo es investigar delitos relacionados con el tráfico de indocumentados. "Los traficantes llaman a los indocumentados «pollos». Para estos criminales los inmigrantes dejan de ser seres humanos y se convierten en «ganado» que compran y venden", aseguró a Efe Al Rodríguez, detective del Departamento de Policía de Phoenix, y miembro de IMPACT. Explicó que cada vez son más frecuentes los casos de organizaciones criminales que operan utilizando "ganchos", personas que del lado mexicano se encargan de persuadir a los potenciales indocumentados a que se animen a cruzar la frontera. "Les prometen que los llevarán a ciudades como Nueva York, si pagan solamente 1.000 dólares", relató Rodríguez. Lo que desconocen estos inmigrantes es que incluso antes de cruzar la frontera ya han sido "vendidos" a otros contrabandistas, quienes una vez los tienen en las casas de seguridad en Phoenix, les exigen entre 1.500 y 2.000 dólares extras por su liberación. "Es común que los intimiden con armas, los golpeen, los despojen de sus ropas y zapatos e inclusive amenazan a las mujeres con violarlas, sino pagan el dinero", comentó el detective. Rodríguez relató que recientemente estuvo en contacto con una madre en México, cuyos dos hijos estaban retenidos en una casa de seguridad en Phoenix, entre ellos una menor de 12 años. "A la mujer le dijeron que si no pagaba los 1.500 dólares, iban a violar a su hija y la iban a matar. Es muy triste cuando un padre tiene que «comprar» la vida de sus hijos", sentenció el agente. Manifestó que muchas de las casas de seguridad son descubiertas porque alguien llama para reportar que está secuestrado, o porque algún vecino reporta actividad sospechosa. "A los indocumentados ya no les importa que los vayan a deportar a sus países, lo que quieren es salir de ese infierno y salvar sus vidas", agregó el detective. Otro tipo de secuestradores son los llamados "bajadores", que se dedican a robar a punta de pistola la mercancía humana a otros contrabandistas. Y están aquellos que se dedican a secuestrar a los líderes de organizaciones dedicadas al tráfico humano o sus familiares. "Como saben que los contrabandistas manejan grandes cantidades de dinero, éstos secuestradores piden hasta 100.000 dólares por su liberación", finalizó Rodríguez.

Descarga la aplicación

en google play en google play