Escúchenos en línea

Guardia Nacional y Patrulla Fronteriza finalizan operaciones

San Diego. Agencia EFE. | 12 de Junio de 2008 a las 00:00
Pese a la presión de gobernadores de estados fronterizos, el Gobierno de EEUU ha decidido terminar en julio la operación "Jump Start" que desplazó a miembros de la Guardia Nacional a la frontera para auxiliar a la Patrulla Fronteriza. Durante los dos años que ha durado la operación en la frontera, desde mayo del 2006, y que en su punto más alto alcanzó el desplazamiento de 6.000 miembros, la Guardia Nacional ha desempeñado tareas que no estaban directamente relacionadas con la inmigración indocumentada. Para permitir que la Patrulla Fronteriza destinara más agentes al patrullaje, los agentes de la Guardia Nacional fueron distribuidos en puntos estratégicos de las 1.300 millas de frontera entre Texas, Nuevo México, Arizona y California. El director del Centro para los Estudios Comparativos de la Inmigración de la Universidad de California en San Diego, Wayne Cornelius, dijo a Efe que no está claro si la presencia de la Guardia Nacional causó un impacto significativo en la reducción del flujo de inmigración, al menos en la zona de San Diego. "Esta zona cuenta ya con barreras significativas contra la inmigración, y no es claro que los inmigrantes hayan reaccionado ante la Guardia Nacional en forma específica", dijo Cornelious. El académico resaltó que los arrestos de inmigrantes indocumentados en la zona de San Diego aumentaron 10 por ciento entre el pasado 1 de octubre y finales de abril. Sin embargo, el general teniente Steven Blum, jefe de la Oficina de la Guardia Nacional, afirmó en un comunicado que el "cruce ilegal" en puntos estratégicos "se ha detenido por la mera presencia de la Guardia, pues la Patrulla Fronteriza contó con más ojos y oídos en lugares en los que no era capaz de tener agentes previamente". Entre los trabajos que la Guardia Nacional ha desempeñado en la frontera se encuentran la vigilancia del territorio fronterizo, el transporte aéreo, tareas de construcción y reparación del muro fronterizo y el mantenimiento de vías terrestres. Este año, el número de agentes de la Guardia Nacional en la frontera fue reducido a la mitad, mientras que su retiro comenzó a principios de este mes y se espera que los últimos agentes abandonen la frontera en julio. Los gobernadores de Arizona, Janet Napolitano, California, Arnold Schwarzenegger, y Nuevo México, Bill Richardson, solicitaron en abril pasado a la administración Bush y a líderes del Congreso que extiendan la Operación Jump Start, calificando el retiro de tropas como "irresponsable". Los gobernadores, quienes consideraron clave la presencia de la Guardia Nacional para la protección contra "la actividad criminal ilegal como el tráfico humano y de narcóticos, además del lavado de dinero y el terrorismo", también dijeron que la misión no ha sido completada. Sin embargo, el impacto de la presencia militar en la frontera no ha sido unánimemente considerado positivo. El representante demócrata de Arizona, Raúl Grijalva, ha criticado los intentos de extender la presencia de la Guardia Nacional, considerándolos "poses políticas" para ganar votos, que aunque "simbólicamente se ve bien, no es integral con la problemática fronteriza" y puede interferir en la vida de los pobladores de estas zonas. El gobierno ha justificado la decisión de emplear a agentes de la Guardia Nacional en la frontera como una forma de darle tiempo a la Patrulla Fronteriza para que entrene a sus agentes y alcance su meta de contar con 18.000 miembros. La Patrulla Fronteriza contaba con 11.583 agentes a nivel nacional en el 2006, actualmente cuenta con cerca de 16.000 y espera lograr su meta de contar con 18.000 agentes para fines del año. La Guardia Nacional ayudó a construir 37 millas de muro fronterizo, a reparar 700 millas de vías terrestres, a reacondicionar 18.700 pies del muro secundario entre las garitas de la zona de Otay Mesa y San Ysidro, además de haber ayudado al decomiso de casi 300.000 libras de narcóticos, según datos de la fuerza. Además, la Guardia Nacional "liberó" a cerca de 300 agentes de la Patrulla Fronteriza de las tareas de patrullaje en la "línea", de acuerdo a la Guardia Nacional. Pese a que entre sus tareas no está la aplicación de la ley, personal de la Guardia Nacional ayudó en cerca de 166.000 arrestos en la frontera y 100 operaciones de rescate, de acuerdo con el vocero de la oficina de Aduanas y Protección Fronteriza, Michael Friel. En mayo pasado, durante una audiencia del Subcomité de Apropiaciones de Defensa, Blum dijo que pese al retiro de la mayoría de sus agentes, la Guardia Nacional continuará teniendo presencia en la frontera a través de dos programas, uno de entrenamiento sobre innovación y otro relacionado con el combate antidrogas.

Descarga la aplicación

en google play en google play