Escúchenos en línea

Secuestro de indocumentados, delito cada vez más frecuente

Phoenix. Agencia EFE. | 19 de Junio de 2008 a las 00:00
El secuestro de inmigrantes indocumentados por parte de bandas de traficantes de seres humanos es una práctica cada vez más común, y Arizona es uno de los estados donde más se registran esos casos. Cada semana se reportan un promedio de dos a tres secuestros en la ciudad de Phoenix, los que ocurren tanto en las calles, casas de seguridad y dentro de los mismos domicilios de las víctimas. Durante el 2007, 31 sospechosos fueron arrestados por secuestrar, torturar, amenazar y golpear a sus víctimas en esta ciudad. "El día de hoy queremos enviar un mensaje claro a todas estas organizaciones criminales que no vamos a tolerar este tipo de actividades", dijo este jueves Stacie Derge, vocera del Departamento de Policía de Phoenix, durante una conferencia de prensa. Según Derge, el principal blanco de este tipo de operaciones son los inmigrantes indocumentados, quienes son "engañados" al momento de ser contactados por "ganchos" del lado mexicano, quienes les prometen llevarlos a Estados Unidos hasta por 1.500 dólares. "Cuando llegan a las casas de seguridad en Phoenix, estas personas les exigen hasta 3.500 dólares más por su liberación", dijo el detective e investigador Alfredo Richard. Para los secuestradores, frecuentemente los mismos "coyotes", los indocumentados dejan de ser seres humanos para convertirse en una suerte de carga. "Muchos de los secuestros de los que tenemos conocimiento son debido a que un familiar de la víctima nos llama o porque un inmigrante indocumentado logra escapar de una casa de seguridad", señaló Richard. Un ejemplo de los casos de secuestro que ocurren fuera de las casas de seguridad es el de un hombre de origen mexicano, quien en el 2006 fue secuestrado por cuatro o cinco hombres que interrumpieron en su domicilio entre las 3 y 4 de la tarde. El inmigrante mexicano, cuya identidad no fue revelada para proteger su identidad, se dedicaba a la compra y venta de camionetas en subastas, donde conoció a un grupo de personas que aparentemente se dedicaban, entre otras cosas, al tráfico de indocumentados. "Cuando me secuestraron me dijeron que lo hacían porque yo no les caía bien y le exigieron a mi esposa 50.000 dólares por mi liberación", dijo el hombre en la conferencia de prensa. El hombre estuvo secuestrado cuatro días y cuatro noches y solamente le dieron un pequeño vaso de agua. "Me golpeaban mucho, inclusive con un bate y llamaban a mi esposa para que escuchara todo", agregó. La pareja, que tenía más de 7 años viviendo en Phoenix, tiene tres hijos entre 5 y 8 años de edad, quienes fueron testigos del secuestro. "Fueron los días más terribles de mi vida, no sabia si iba a volver a ver a mi esposo con vida, mis hijos están muy tristes y traumatizados, sobre todo, porque habían visto como lo habían golpeado en la cabeza y que le había salido mucha sangre", dijo la esposa del secuestrado. Manifestó que a pesar del temor tomó la decisión de llamar a las autoridades y reportar el secuestro. "Le agradezco mucho al departamento de policía, porque sin ellos yo no creo que mi esposo estaría aquí", agregó. Para esta mujer, el momento más feliz fue cuando la policía le dijo que habían liberado a su esposo, quien tuvo que permanecer hospitalizado cinco días debido a los fuertes golpes que había recibido. La pareja, que se encuentra en los EEUU con una visa humanitaria, decidió dar su testimonio para alertar a otros de los peligros que corren de caer víctimas de estos secuestros, especialmente aquellos que están pensando cruzar la frontera de manera ilegal. "Desafortunadamente es común este tipo de casos, donde las víctimas conocen a sus secuestradores", dijo Richards. "La gran mayoría de los secuestradores también son inmigrantes indocumentados", dijo Mark Mendoza, representante de la oficina del Procurador de Justicia del condado Maricopa. "Son diferentes organizaciones que operan en esta ciudad, las cuales no tienen ningún valor por la vida de los demás", finalizó.

Descarga la aplicación

en google play en google play