Escúchenos en línea

Foro latino se convierte en lucha campal de Obama y McCain

Washington. Agencia EFE. | 9 de Julio de 2008 a las 00:00
El demócrata Barack Obama y el republicano John McCain mantuvieron el martes su batalla campal por el voto latino disputándose quién está más comprometido con la reforma migratoria y con el avance de la principal minoría del país. McCain y Obama, en ese orden, ofrecieron sendos discursos ante 79 convención de la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) en los que les reafirmaron su apoyo y destacaron sus respuestas al problema de la economía y el de la inmigración ilegal, dos de los temas dominantes en este encuentro. A los estadounidenses "debemos demostrarles que podemos y lograremos asegurar nuestras fronteras primero, a la vez que respetamos la dignidad y los derechos de los ciudadanos y los residentes legales", dijo McCain en su discurso de aproximadamente media hora. Tanto Obama como McCain comparten, a grandes trazos, la misma óptica sobre qué hacer con la presencia de unos doce millones de indocumentados en Estados Unidos. Sólo que McCain, arquitecto de una reforma en 2007, ya no apoya ese plan sino que, en un guiño al ala conservadora de su partido, ahora subraya la necesidad de fortalecer primero la vigilancia en la frontera sur, y es el mensaje que repitió el martes. En el plano económico, McCain propuso reducir de 35 a 25 por ciento la tasa tributaria para los negocios, a la vez que dijo rechazar "las falsas virtudes del aislamiento económico". Sin mencionar los acuerdos de libre comercio pendientes en el Legislativo, McCain aseguró que se logra crear más y mejores trabajos y mitigar las presiones inflacionarias derribando barreras a la competencia exterior. Consciente de que la globalización también ha tenido perdedores, McCain dijo que apoya una reforma "exhaustiva" de los programas de desempleo y capacitación de los trabajadores desplazados por el comercio exterior. Por su parte, Obama prometió promover una reforma para "corregir el maltrecho sistema de inmigración", durante su primer año de mandato, si gana en noviembre, y criticó lo que considera un cambio de postura de McCain. "Necesitamos un presidente que no abandone algo tan importante como la reforma (migratoria) integral cuando resulta políticamente impopular", agregó Obama, quien reiteró su promesa de hacerla su "principal prioridad" durante su primer año de mandato, si gana en noviembre. En un discurso muy marcado por tonos populistas, Obama aseguró también que será su gobierno el que "funcione para todos los estadounidenses", no sólo para unos pocos. Obama, quien suscitó una ruidosa ovación del público con sus "sí se puede", dijo que EEUU necesita un gobierno que reconozca que, sin distingo de raza ni color, "un problema que afecta a un estadounidense, es un problema que afecta a todos". En ese sentido destacó problemas como la anémica economía, las escuelas en mal estado y la pobre educación, así como la escasez de cobertura médica, entre otros males. Se calcula que al menos 9 millones de latinos acudirán a las urnas en noviembre -comparado con los 5,6 millones que lo hicieron en 2006-, y ambos candidatos no escatiman recursos para sumar adeptos entre el electorado latino. Según tres encuestas recientes, Obama lidera la intención de voto entre los latinos con una ventaja de al menos 35 puntos frente a McCain, desde que su rival demócrata, la senadora Hillary Clinton, dejó la contienda. Es una ventaja que no se dejará quitar fácilmente, según dijo en entrevista con Efe el alcalde de Los Ángeles, Antonio Villaraigosa, quien presentó a Obama como "el próximo presidente de EEUU". "El senador Barack Obama jamás ha cambiado en el tema de inmigración y si le ayudamos a ganar, a él y a los demócratas, vamos a poder impulsar la reforma el próximo año", aseguró el alcalde. Para Villaraigosa no hay contradicciones en el voto de Obama a favor de un muro en la frontera sur y sus esfuerzos por captar el apoyo de los latinos. "La mayoría de los republicanos y algunos demócratas votaron por el muro, pero lo importante acá es el compromiso del senador Obama con la reforma migratoria, con un fin a la guerra en Irak, más trabajos y más cobertura médica para todos", enfatizó Villaraigosa. Consultados por Efe, Luis Miranda, del Comité Nacional Demócrata, insistió en que McCain representa "más de lo mismo", pero su contraparte republicana, Ana Navarro, replicó que es Obama quien cambia de posición cuando le conviene.

Descarga la aplicación

en google play en google play