Escúchenos en línea

Con maniobra electorera, republicanos aprueban el muro de la ignominia en la frontera con México

Agencia EFE. Desde Washington. | 14 de Septiembre de 2006 a las 00:00
La Cámara de Representantes de EEUU, bajo control republicano, aprobó este jueves la construcción de un doble muro de 1.125 kilómetros de longitud en la frontera con México, tras un agitado debate sobre la inmigración ilegal. La medida, aprobada con 283 votos a favor y 138 en contra, pasa ahora al Senado, donde muchos republicanos -divididos sobre el asunto- ya habían aprobado en mayo pasado un proyecto de reforma migratoria integral. El debate y votación de la medida reflejó las continuas divisiones entre demócratas y republicanos sobre cómo frenar el flujo de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos. Previo a la votación definitiva, los demócratas intentaron frenar la medida mediante a una maniobra parlamentaria para devolverla al Comité de Seguridad Nacional de la Cámara, con la esperanza de ganar tiempo y más apoyo hacia una reforma migratoria integral. Pero esa moción fue derrotada, por 193 a 224 votos, gracias en parte a que los republicanos mostraron un frente unido en torno a la llamada "ley del muro", que hace menos de 24 horas presentó el legislador republicano por Nueva York Peter King. La medida de mano dura contra la inmigración ilegal incorpora la mayoría de los elementos del proyecto de ley del republicano por Wisconsin James Sensenbrenner, que fue aprobado por la Cámara de Representantes en diciembre pasado con 260 votos a favor y 159 en contra. Esa versión, que provocó el enérgico rechazo de la comunidad inmigrante, tenía que ser armonizada con la que aprobó el Senado en mayo. No obstante, debido a una pugna partidista los legisladores nunca programaron la armonización bicameral de la reforma migratoria y los republicanos volvieron a insistir en una medida centrada únicamente en el control de las fronteras. Durante el debate, que evocó recuerdos de uno similar realizado en diciembre pasado, los republicanos insistieron en que el Gobierno de EEUU tiene la obligación, antes que todo, de fortalecer la seguridad en sus fronteras. "Sólo porque no podemos hacer todo este jueves no quiere decir que no debemos hacer nada", argumentó King, cuya medida fue vilipendiada, casi al unísono, por la oposición demócrata. Uno a uno, los demócratas acusaron a los republicanos de hacer perder el tiempo y el dinero de los contribuyentes porque el Congreso ya había votado sobre el asunto y sólo quedaba la armonización bicameral. La medida de King "construye un muro de Berlin en nuestra frontera sur" y obligará a los indocumentados a cruzar por sitios muy peligrosos y no corregirá los problemas del sistema de inmigración, argumentó el demócrata Rubén Hinojosa (Texas). El proyecto de ley pide que el Departamento de Seguridad Nacional recupere el "control operacional de la frontera" a través de una estrategia integral que incluya más agentes e inspectores fronterizos, y otros recursos "para proteger nuestras fronteras con más eficacia".

Construcción de muro fronterizo es «maniobra» de republicanos

La decisión de la Cámara de Representantes de aprobar este jueves un doble muro de 1.125 kilómetros de largo en la frontera con México es una "maniobra" de los republicanos con vistas a las elecciones legislativas de noviembre, según expertos. De acuerdo con Angela Kelley, directora adjunta del Foro Nacional de Inmigración, centro independiente radicado en Washington que apoya la llegada de extranjeros a EEUU, esto es parte de una maniobra para asegurar "los cargos de legisladores republicanos en riesgo". "Las acciones de este jueves y las que se esperan durante todo este mes en la cámara demorará las negociaciones entre la Cámara y el Senado para aprobar un paquete legislativo factible sobre inmigración y seguridad en la frontera", dijo Kelley en un comunicado. "La dilatación e inacción de los republicanos en la cámara pueden resultar muy costosas para ellos y para la nación", agregó. El debate y votación de la medida reflejó las luchas internas en el Congreso sobre cómo frenar el flujo de inmigrantes indocumentados en EEUU. Ante de la votación definitiva, los demócratas recurrieron a una maniobra parlamentaria para devolver la medida al Comité de Seguridad Nacional, con la esperanza de ganar tiempo y más apoyo a una reforma migratoria integral. Pero esa moción fue derrotada, por 193 contra 224 votos, gracias en parte a que los republicanos mostraron un frente unido en torno a la medida presentada hace menos de 24 horas por el republicano Peter King. La medida, que fue introducida técnicamente ayer, incorpora la mayoría de los elementos del proyecto de ley HR 4437 del legislador republicano James Sensenbrenner que criminaliza a los indocumentados y a quienes les ayudan, y que fue aprobado por la cámara baja en diciembre pasado con 260 votos a favor y 159 en contra. Esa versión tenía que ser armonizada con la que aprobó el Senado en mayo. No obstante, debido a una pugna partidista los legisladores nunca programaron la armonización bicameral de la reforma migratoria y los republicanos volvieron a insistir en una medida centrada únicamente en el control de las fronteras. Durante el debate, los republicanos insistieron en que el Gobierno de EEUU tiene la obligación, sobre todo, de fortalecer la seguridad en sus fronteras. "Sólo porque no podemos hacerlo todo este jueves no quiere decir que no debemos hacer nada", argumentó King. Por su parte, los demócratas acusaron a los republicanos de despilfarrar el tiempo y el dinero de los contribuyentes porque el Congreso ya había votado sobre el asunto y sólo quedaba la armonización bicameral. La medida de King "construye un muro de Berlín en nuestra frontera sur", obligará a los indocumentados a cruzar por sitios muy peligrosos y no corregirá los problemas del sistema de inmigración, argumentó el demócrata Rubén Hinojosa. Aunque no designa ni precisa fondos federales, el proyecto de ley pide que el Departamento de Seguridad Nacional recupere el "control operacional de la frontera" a través de una estrategia integral que incluya más agentes e inspectores fronterizos, y otros recursos "para proteger nuestras fronteras con más eficacia". Esos recursos incluyen vehículos aéreos no tripulados (UAV, en inglés), helicópteros, lanchas motorizadas, unidades caninas, barreras, luces de alta potencia, equipos infrarrojos y de comunicación y uniformes blindados. Los agentes de la Patrulla Fronteriza tendrían más autoridad para detener e inmovilizar vehículos que se dan a la fuga, porque hasta ahora sólo pueden colocar barricadas con púas. La vigilancia sería reforzada en zonas fronterizas de California, Arizona y Nuevo México, que contarían con nuevas cámaras de vigilancia para el 30 de mayo del 2007, mientras se completa la construcción del muro en mayo del siguiente año. No se prevé la construcción de un muro en la frontera con Canadá, aunque sí se recomienda su estudio. Los republicanos aseguran que la porosidad de la frontera ha empeorado el caos y la violencia en una zona donde convergen narcotraficantes y contrabandistas de indocumentados. Pero los demócratas, que calculan el coste del muro en unos 7.000 millones de dólares, acusaron a los republicanos de politizar el asunto para sumar votos en las elecciones legislativas de noviembre, en vez de resolver la situación de los doce millones de inmigrantes indocumentados en el país.

Descarga la aplicación

en google play en google play