Escúchenos en línea

Policía de Fremont explica procesos en casos de indocumentados

Denver. Agencia EFE. | 11 de Septiembre de 2008 a las 00:00
El jefe de policía de la ciudad de Fremont, en Nebraska, enumeró en un comunicado difundido este jueves las limitaciones que tiene su repartición, así como la oficina del alguacil, para intervenir en casos de inmigrantes indocumentados que no hayan cometido delito. En el documento, impreso también en forma de comentario editorial por el periódico local "Tribune", el jefe Timothy Mullen y el alguacil Steve Hespen, del condado Dodge, respondieron a preguntas formuladas por el Comité de Inmigración de Fremont, que quería saber qué pueden y qué no pueden hacer las autoridades si detectan la presencia de un presunto indocumentado. Según los funcionarios, los ciudadanos frecuentemente les preguntan por qué la policía no puede ir directamente a las casas, apartamentos, casas móviles o sitios de trabajo "donde se encuentran la mayoría de los potenciales inmigrantes indocumentados para investigar la situación migratoria de esas personas". "La policía local no tiene la autoridad de investigar la situación migratoria de las personas. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Estados Unidos es la agencia que tiene la autoridad de investigar esos casos", puntualiza el documento. Además, según estos agentes del orden, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, en inglés) que depende del DHS, considera que los indocumentados solamente han incurrido en una falta administrativa por entrar o permanecer en el país sin el debido permiso. Debido a que la policía interviene únicamente en caso de un delito o un crimen, no puede entonces arrestar a un indocumentado por tratarse de un asunto civil y no criminal, explicaron Mullen y Hespen. "No tenemos la autoridad de iniciar una investigación independiente", declararon. El Comité de Inmigración de Fremont (del que el jefe policial y el alguacil forman parte) fue creado en agosto pasado por el alcalde Donald "Skip" Edwards, luego de que éste rechazase el 29 de julio un proyecto de ordenanza municipal que hubiese prohibido alquilar viviendas a quienes no pudiesen comprobar "presencia legal" en el país. El voto de Edwards, que sirvió como desempate, puso fin a la propuesta. Según la Oficina del Censo, de los poco más de 25.000 residentes en Fremont, sólo el 4,3 por ciento (o casi 1.100) es latino. De ellos, un 92 por ciento habla inglés y únicamente 760 son inmigrantes, de los cuales la tercera parte ya ha recibido la ciudadanía estadounidense. Eso significa que aproximadamente 500 personas (unas 125 familias) inmigrantes alquilan viviendas en esta ciudad, en un mercado con poco más de 3.700 casas en alquiler, lo que quiere decir que sólo el 3 por ciento de las viviendas de Fremont están alquiladas a inmigrantes, sin que sea posible determinar el porcentaje de potenciales indocumentados entre esos inquilinos.

Descarga la aplicación

en google play en google play