Escúchenos en línea

Esperan fallo definitivo sobre medida antiinmigrante

Farmers Branch. Agencia EFE. | 24 de Septiembre de 2008 a las 00:00
Activistas y residentes de Farmers Branch esperan que en diciembre se zanje definitivamente el tema de la constitucionalidad de una ordenanza que prohíbe rentar vivienda a los indocumentados en esta ciudad del norte de Texas. El cabildo de esta ciudad promulgó una ley municipal (2952) que exige a los inquilinos el pago de una cuota para verificar su estatus migratorio. La ordenanza debió entrar en vigor el pasado 13 de septiembre, pero un tribunal federal ordenó una restricción temporal contra la medida. Esta semana, los abogados que representan a la ciudad pidieron a la jueza a cargo adelantar el juicio para evitar que se dilate el proceso como pasó con las medidas anteriores que fueron desestimadas por los tribunales. La magistrada Jane Boyle aceptó la petición y en diciembre, aunque todavía no hay fecha definitiva, iniciará el juicio para declarar si la ley es o no constitucional. Para Elizabeth Villafranca, activista y comerciante en Farmers Branch, la decisión de que se resuelva el tema a partir de diciembre es buena señal para terminar con "este trago amargo que no se puede pasar". "Primero se va a saber quién gana y quién pierde y por supuesto se acabaría esa larga y tediosa espera sobre la decisión de un tema que nos tiene a todos en Farmers Branch angustiados. La comunidad está cansada anímicamente y temerosa y es por eso que mientras más pronto se sepa, mejor", sostuvo Villafranca en entrevista con Efe. "Esperemos que el fallo sea a favor de la inconstitucionalidad de esa ordenanza ya que se trata de un contrato entre dos partes y nadie más: el arrendatario y el interesado", añadió. Por su parte, Rogelio Luna, comerciante y residente en Farmers Branch, la agilización del proceso es una muestra de que ambas partes, el Ayuntamiento y los demandantes, buscan una solución a la controvertida medida. "Lo que sucede es que en estos casos hay mucho dinero de por medio en litigios y en abogados, y todo sale de las arcas de la ciudad que a la larga es el dinero que aportamos nosotros los vecinos y los contribuyentes", dijo. "Hay que salir de este laberinto mediático que lo único que está haciendo es dañar la imagen de mi ciudad y espantando a la comunidad inmigrante que busca el pan para llevar a casa. Mientras más rápido se resuelva será mejor para todos", agregó Luna. Por su parte, Tim O'Hare, ex regidor y ahora alcalde de Farmers Branch y creador de varias ordenanzas en contra de la inmigración ilegal, dijo que el Cabildo de su ciudad "seguirá luchando para detener la inmigración indocumentada". El Ayuntamiento de Farmers Branch enfrenta cuatro demandas en su contra. Una de ellas busca compensación monetaria por los efectos negativos que ha causado la ordenanza, como la pérdida de inquilinos. A finales de 2006, Farmers Branch aprobó una ordenanza que obligaba a los gerentes de inmuebles a verificar el estatus migratorio de sus inquilinos y fijaba una multa de 500 dólares por cada violación. Pero un tribunal federal emitió una orden de restricción temporal contra la medida porque cuestionaba si la ordenanza era o no constitucional. También hay una demanda que reclama que los términos de esa ordenanza no son competencia del gobierno local sino del federal. Otra querella exige una distribución justa de los distritos electorales que de cierta manera impide que exista un regidor que represente a las minorías.

Descarga la aplicación

en google play en google play